Sherlock: El retorno del 221 B de Baker Street

Las novelas del escocés Sir Arthur Conan Doyle han sido llevadas en numerosas ocasiones a la pantalla, bien al cine o bien a la televisión. En todas y cada una de ellas, la historia estaba ambientada en una Londres victoriana, siguiendo al pie de la letra la descripción del escritor escocés. Sin embargo, en 2010 llega la BBC y se saca un as de la manga: rompe con todo lo anterior y decide crear a un Sherlock en el mismísimo siglo XXI.

Los creadores de la serie, Mark Gatiss y Steven Moffat, han sido capaces de actualizar y modernizar a este carismático personaje pero sin perder en ningún momento el respeto hacia la historia original.

La serie tiene de todo, es prácticamente perfecta. Es difícil encontrar una crítica que no alabe la serie. Consiguen mantener la dosis de misterio en cada capítulo sin que en ningún momento falte la comedia. Y es que cada episodio hace que te quedes enganchado a la pantalla y no dejes de mirarlo de tal manera que los 90 minutos que dura cada capítulo se te hagan cortos y te quedes con ganas de ver más.

Por supuesto, esto no podría haberse llevado a cabo sin un grandísimo reparto. Benedict Cumberbatch es el mejor Sherlock de todos los Sherlocks. Cumberbatch ha nacido para este papel; magnífico, excepcional y brillante, simplemente lo borda. Hace que todos los actores que han interpretado al famoso detective sean demasiado pequeños en comparación con la fascinante interpretación de este Sherlock. Sin embargo, la cosa no se queda aquí. Martin Freeman, no se queda a la sombra de Cumberbatch, sino que encarna a un Dr. Watson magnífico. Al igual que en las novelas, nos encontramos con un ex-combatiente (en este caso de la guerra de Irak) adicto a las emociones fuertes que consigue revivir a un Sherlock sin propósito en la vida.

s1

Pero el reparto no se queda ahí. Amanda Abbington en el papel de Mary es espectacular. Hace que la adores y luego empiezas a desconfiar de ella, pero luego le entiendes y le coges cariño, te hace pasar por un círculo de emociones que muy pocos actores consiguen. Rupert Graves (Inspector Lestrade) hace que e identifiques con él porque es la única persona “normal” de entre todos los personajes y es como si tú, un espectador normal, estuvieras dentro de la ficción y rodeada de todos esos personajes. Mark Gattis es el mejor Mycroft Holmes de la historia. Y, por supuesto, como no hablar de Andrew Scott interpretando a Moriarty. Sin palabras. Scott, va a pasar a la historia de la pequeña pantalla como el mejor villano y que sin ninguna duda está a la altura del mismísimo Joker. No hay nadie mejor que Sherlock para definir este personaje: “Jim Moriarty no es un hombre, es una araña en el centro de una gran telaraña del crimen en la cual él mueve todos los hilos”.

El enfrentamiento entre Sherlock y Moriarty es épico. De hecho, el capítulo en el que mejor podemos ver esto es en el último de la segunda temporada. Ese capítulo pasará a formar parte de los anales de los mejores capítulos de la historia de las series de televisión. Es impresionante e impactante.

s2

Lo que esta serie ha conseguido desde el primer capítulo de la temporada es inimaginable. Moffat sorprende en cada capítulo con cada guión, ya que el lugar de copiar las cosas al pie de la letra, con el cambio de época ha trasladado todos los valores a la época actual y lo ha clavado. Pero aunque los creadores hayan hecho este salto en el tiempo no dejan atrás los detalles más simples que aparecen en los libros. Como ejemplo de esto tenemos el primer capítulo de la serie, basado en la novela ‘Estudio en escarlata’ pero adaptado al siglo XXI y sin perder la esencia original.

Lo único malo que tiene la serie: el número de capítulos que tiene cada temporada (3 capítulos) y el tiempo que transcurre desde que termina una temporada hasta que empieza la siguiente. Sin ir más lejos, la tercera temporada acabó en enero de 2014 y la siguiente temporada se tiene previsto que se estrene en 2017 (aunque estos son rumores, pues se estrenará un episodio especial de Navidad el año que viene, y a partir de ahí… ya se dirá). Después de tanto tiempo esperando, ves el primer capítulo de una temporada y dices: ¡por fin está aquí!; ves el segundo y te acomodas en el sofá; ves el tercero y vuelves a quedarte vacío por dentro.

¿Cuál es el mejor capítulo? Ninguno. ¿Por qué? Porque todos son los mejores. Los primeros capítulos de la serie son espectaculares con esas adaptaciones, los finales de cada temporada se van superando (el final de la segunda temporada crees que no se puede superar pero sin embargo llega ‘His last vow’, último capítulo de la tercera temporada, y se supera). No es des estas series que una temporada es buena pero otra es más floja, no. Hasta ahora, Sherlock se ha superado temporada a temporada.

Si no estás viendo ya la serie, ¿qué estás haciendo con tu vida? Lleva la marca de la BBC y de Steven Moffat. Sherlock nace de estos dos monstruos que han llegado al mundo de las series para sorprender y no decepcionar. Sherlock es las series de las series. Sherlock es una obra maestra.

Trailer de la serie: 

Por Andrea (Twitter: @AndreaMorea17)

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s