Castle 8×03: O cómo sacarnos el corazón con una ganzúa

Otra semana más, Castle nos obsequia con un nuevo capítulo de su octava temporada. Tras el doble episodio que abrió la temporada, un asesinato llega a la comisaría 12. ¡El primero en el que podemos ver a Beckett como capitana! Y como hemos podido comprobar, no va a dejar de salir al campo de batalla para esconderse detrás de una mesa.

El artículo contiene spoilers.

El episodio de esta semana, según parecía por cómo terminaba el de la semana pasada, iba a tener muy pocos momentos de Caskett. Sin embargo, exceptuando tramas concretas y el asesinato, ha estado por todas partes. Al menos, lo suficiente como para hacernos sufrir una vez más con cada minuto de historia.

Afortunadamente, no todo han sido lágrimas. El asesinado era un chico que estudiaba en la universidad de Hudson, por lo que Ryan y Esposito han acudido de incógnito con uno maravillosos atuendos que, obviamente, no engañaban a nadie, pero que nos han producido muchas risas.  El disfraz de Alexis, por otro lado, ha sido bastante más efectivo.

c1

Y es que Castle, junto con su hija, también ha investigado este asesinato. ¿Por qué? Porque no entiende la decisión de Beckett. Eso le ha llevado a preguntarse, o más bien, ha llevado a su nuevo artefacto doméstico a preguntarle, ¿qué es lo que te llevó a conquistarla la primera vez?

La respuesta, para él, ha estado clara: Magia. Rick ha decidido que si resolviendo casos juntos fue como Kate se enamoró de él la primera vez, no podía quedarse fuera de este. Así que se ha plantado en la universidad Hudson, con una pajarita y unas gafas, para ser profesor invitado.

c2

A Beckett, como podríamos suponer, no le ha hecho ninguna gracia esta actitud, y ha prohibido a Ryan y a Esposito trabajar con él. Por supuesto, no le han hecho ningún caso. Gracias a esto hemos podido ver a Ryan y Espo colaborando codo con codo con Castle y la “pequeña” Alexis, que cada capítulo nos demuestra una cosa nueva.

Como pequeño inciso precisamente sobre Alexis, no entiendo muy bien el porqué de la peluca rubia, ni del disfraz de ángel. Ryan y Esposito puede que necesitaran algunos cambios (y ni por esas), pero Alexis pasaba perfectamente por una universitaria, y además es guapísima. Aunque toda esta parafernalia no ensombrece en absoluto la brillantez que está alcanzando el personaje en esta temporada.

No sólo ir de incógnito para sacarle información al sospechoso, o colarse en una fiesta universitaria para sonsacar pistas, sino que desde el principio es la que identifica la mascota de la universidad, es la que después reconoce la sala de BDSM… ¡Incluso rastrea el teléfono de  una profesora y encuentra la prisión experimental!

Pero por otra parte, no ha cambiado nada. Sus respuestas siguen siendo igual de agudas, y estoy convencida de que el chico que trataba de ligar con ella estará de acuerdo conmigo.

Tampoco ha cambiado nada su relación con su padre, como podemos comprobar al final del capítulo, cuando asistimos a la inauguración de una nueva tradición que nos muestra cómo la adulta Alexis sigue teniendo dentro de sí a la niña de las primeras temporadas… Pero eso sí, bien escondida.

c3

A pesar de todo, Castle sigue protegiéndola todo lo que puede, o al menos lo intenta. Por eso entra en la fiesta, y por eso se emborracha. Y por eso a todos los que estábamos mirando se nos rompe el corazón cuando Beckett entra y lo manda a casa. Porque vemos la cara de Kate cuando él está de espaldas.

Beckett, que sigue intentando resolver el misterio detrás de la muerte de los cinco agentes del FBI. Y lo hace porque sabe que si no es ella, nadie más lo hará. Aun así, quiere hacerlo rápido, para volver a su vida. Pero Vikram le recuerda que deben ser cautelosos.

Esa es la razón de que, cuando él encuentra a un hombre relacionado con la muerte de Hyde, siguen indagando. Y eso la lleva a una pista que parece que será importante en futuros episodios: debe buscar el sello de Simmons. Así localizará a aquellos relacionados con su negocio.

Por mucho que intente disimularlo, sabemos que Beckett no está bien. Sabemos por qué no le ha explicado a Castle las razones de su marcha. Y comprobamos que, pese a todo, su fe en él sigue estando intacta.

c4

Por mucho que él meta la pata en un caso, ella le consuela. Él sigue intentando entender por qué ha pasado esto, y más importante aún, cómo arreglarlo. ¿Cuántas formas hay de rompernos el corazón?

Castle, en este episodio, consigue lo que se proponía. Hace magia con Beckett, como tantas otras veces, dan con la solución al unísono. Aunque para ello tenga que encerrarse con ella en una cárcel falsa y hacerla escapar por el conducto de ventilación. Y sin embargo, al final del capítulo vemos lo aterrado que está de que su plan no funcione.

Palabras como “I love you. I always will.” (Te quiero. Siempre te querré.), hacen que los sentimientos de los shippers, y de Castle, se derritan, pero eso no cambia en absoluto la tortura que está siendo esta temporada. (Más bien incluso la aumenta.)

Porque por mucho que se lo digan, Beckett no puede dejarlo estar. Y a más de uno nos decepcionaría si lo hiciera. Por mucho que eche de menos a Castle, por mucho que sufra… como ella misma dice, una de tantas veces que le piden que lo deje:

No me hicieron así.”

Por Irene

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s