Nashville 4×03: How can I help you say goodbye

Se llama “How can I help you say goodbye” o también podrían haberle puesto “DIY*: cómo despertarte y llorar en menos 40 minutos”. Éste ha sido uno de los mejores capítulos de Nashville hasta la  fecha y  hoy voy a comentarlo con vosotros. ¡Cuidado! Este post está lleno de spoilers.

El capítulo está centrado en cuatro problemas localizados: Beverly y su delicado estado de salud, consecuencias de que Teddy esté en la cárcel, problemas matrimoniales y aguante de Avery y Juliette y Will Lexington y la presión al haber salido del armario.

¿Los comentamos uno a uno?

Quizá el más duro de los dramas de esta temporada: A veces nuestros cuerpos llegan a engañar a las máquinas y éste ha sido el caso. Cuando Beverly despertó todas las pruebas confirmaban que la recuperación estaba en marcha, pero lo que no se podían imaginar los médicos y muchos de los espectadores de la serie es que la hermana de Deacon entraría en un estado vegetativo prácticamente irreversible. Después de esto podemos ver como la necesidad de decidir si darle una muerte digna y donar sus órganos o no afecta de manera completamente diferente a Deacon y a Scarlett.

Scarlett no quiere que su madre muera, eso está clarísimo, pero tampoco quiere ver como se mantiene en ese estado indefinidamente y, aun despertando, no volviendo a ser la persona que era. De despertar, Beverly no podría hablar ni caminar y eso podría convertirse en un mayor sufrimiento para todos.

Por otro lado está Deacon y su culpabilidad. Toda esta situación no se estaría produciendo si Beverly no hubiera accedido a salvar la vida de su hermano, y parece que ahora siente la necesidad de hacer lo mismo por ella, luchando por convencer a su sobrina e incluso a los médicos de que todo tiene solución.

n1

Personalmente creo que Scarlett ha tomado la mejor decisión. ¿Qué necesidad hay de mantener a la mujer conectada a unas máquinas durante años sin saber si en algún momento despertará? Además de que se sabe que, si consiguiera despertar, no volvería a ser ella misma. Es sufrimiento para ella y sufrimiento para todo su entorno.

Probablemente de todas las escenas relacionadas con este tema las más duras hayan sido ver como Deacon se rompe ante la situación y como Scarlett trata de mantener la mente fría y sin encontrar en quién ella creía, el apoyo que necesitaba. Y es que volvemos a ver la vena antagonista-egoísta de Caleb que prefiere reservarse su opinión respecto a la decisión por el miedo a que Scarlett le culpe una vez arrepentida de las consecuencias de ésta. No ocurre lo mismo con Gunnar, que se convierte una vez más en soporte y paño de lágrimas de su ex.

Si cambiamos de tercio están Rayna y sus hijas. A Daphne la expulsan del colegio tres días por haberse pegado con la compañera que hablaba mal de su padre. Esto no habría llegado a las manos si la niña hubiera sabido que su padre es realmente culpable. Llevan meses sin verle porque desde que entrara en la cárcel no ha accedido ni a recibir las visitas de sus hijas ni a llamarlas para hablar con ellas. Solo les ha escrito unas cartas. No quería que supieran nada hasta que hubiera una resolución del caso pero, al darse cuenta de lo decepcionadas que están sus hijas con él decide declararse culpable y cumplir su pena para ganarse su respeto de nuevo. Hasta ahora parece que está todo resulto pero desde mi punto de vista esto irá a peor. La prensa y las habladurías no van a ser asunto fácil de llevar para Daphne y Maddie.

n2

Lo que tampoco está siendo fácil de llevar es la situación de abandono que ha provocado (otra vez) Juliette. Avery está comenzando a hartarse y se decide a pedir los papeles del divorcio y la custodia absoluta de la pequeña Cadence, aunque luego lo deja en stand by dándole un poco más de tiempo a Juliette. Mientras Avery hace de canguro en casa, la princesa de la música country está desatada. Decide pasar el día con compañía más saludable que la habitual y acompaña a Luke Wheeler en su día libre. Tarda poco en llevarse a su jefe a su terreno montando una fiesta en un bar que nos proporciona una de las actuaciones más divertidas de toda la serie: Bad Reputation.

Y por último tenemos a Will que tiene que enfrentarse al reproche de los amigos gays de su chico que le consideran un cobarde por no luchar contra la homofobia en la industria de la música teniendo el poder que tiene (o al menos tenía). En parte tienen razón, una cara conocida podría mover masas y marcar una diferencia, y quizás más adelante el cowboy más aclamado vuelva a los escenarios y lo haga luchando por sus derechos, pero de momento lo que necesita es un momento de tranquilidad y el apoyo de su novio.

No se vosotros, pero yo no he echado nada de menos a Lyla y a Jeff en este capítulo. Su participación hubiera sido innecesaria en un capítulo tan completo como éste.

¿Os ha gustado? ¡Ya sabéis que me encanta escuchar vuestras opiniones!¡Nos leemos pronto, Seriéfilos!

* DIY (Do It Yourself: Hazlo tu mismo)

Por Nuria R. (Twitter: @NuriaRangelG)

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s