Supergirl 1×03: “Fight or Flight

ALERTA DE SPOILERS

¡Hola Kryptonianos!

Una semana más volvemos con Kara Danvers a National City, aunque no es una nueva semana en el timeline de la serie porque la recuperamos justo donde la dejamos, con Kara y Cat en una montaña a punto de realizar la entrevista cara a cara. Y digo cara a cara porque Cat es tan absolutamente idiota que, aunque en la serie pretenden salvar los muebles haciendo planos en los que Kara esconde la cara a su jefa para que no la reconozca, ve a su secretaria en más de una ocasión y no se da cuenta de quién es.

Durante la entrevista, Cat consigue sacarle a Supergirl que es la prima de Superman, dándole a la jefa de CatCo la gran exclusiva que tanto quería para darle un revés al Planet. Este hecho marcará todo el episodio, ya que provocará que durante todo el capítulo Kara se decida a demostrar que ella es Supergirl y no sólo la prima de Superman, que ella también es una superheroína y que no depende de su primo.

En este punto querría destacar que, pasados ya tres capítulos, me gusta cómo ha planteado Calista Flockhart el personaje de Cat Grant. Nos recuerda enormemente a la mítica Miranda Priestly en El Diablo Viste de Prada, pero con la diferencia de que Cat Grant no cae en la maldad del personaje de Meryl Streep y que, aunque le haga la vida imposible a Kara, en realidad tiene un gran punto de razón en su modo de actuar.

Ahora vamos con lo que nos importa: el malo de la semana. Por ahí he leído en algunas redes que lo suelen llamar the baddie of the week, un término que me ha hecho muchísima gracia porque juega con la homofonía de las palabras baddie (malote) y buddy (colega). Pues bien, esta semana nuestro baddie of the week es algo distinto a los anteriores, porque en esta ocasión no es un alien de Fort Rozz sino un humano expuesto a radiación llamado Reactron (y sí, todos nos hemos imaginado en esta parte del capítulo la típica cuba radiactiva verde de los cómics).

Este nuevo enemigo tiene la cara desfigurada y funciona con una armadura provista de algún tipo de energía nuclear que puede concentrar para lanzar bombas de energía. Kara tiene el dudoso placer de conocer a este personaje cuando acude desde la DEO a un accidente múltiple, asistiendo al típico momento en el que vemos a alguien de la escena gritar it’s a trap!  Allí, Reactron la pilla por sorpresa y la ataca, siendo la primera vez que la vemos pelear de verdad, revelándola de paso que tiene una vendetta contra su primo por el accidente nuclear en el que “adquirió” sus poderes pero que mató a su mujer porque Superman no fue capaz de sacarlos a los dos a tiempo.

De vuelta a la oficina en CatCo, vemos que Winn (¿o Wynn? Lo he visto escrito de las dos maneras y no sé cuál es la correcta) ha montado en una planta superior la batcueva de Supergirl en una oficina abandonada, ofreciendo un lugar seguro donde poder hablar de cualquier cosa sobre el tema (como si la azotea no fuera un lugar chachi para charlar… ¬¬). Aquí volvemos a ver de nuevo la disyuntiva de Kara que quiere reafirmarse como algo más que la prima de Superman (espero que todos los que han dicho desde que empezó la serie que no se decía el nombre del Hombre de Acero se hayan dado por satisfechos hoy). Además asistimos a cómo Winn/Wynn se entera de que Clark Kent es Superman (más vale tarde que nunca)

Mientras tanto, Reactron irrumpe en Lord Industries para secuestrar al multimillonario Maxwell Lord porque necesita que le reparen el núcleo de energía de su armadura para poder seguir viviendo (¿estáis seguros de que es Reactron y no Iron Man? Perdón… quería decir ATOM que estamos en DC jejejeje).

Kara, cuando se entera, consigue averiguar gracias a Winn que Reactron está en un vertedero porque relaciona el crecimiento de un tipo de moho especial allí que sólo se había visto en Chernobyl  propiciado por la radiación. Kara se vuelve a enfrentar a él consiguiendo salvar a Maxwell Lord (no sé si os acordaréis de él, pero es ese tío que en el capítulo anterior puso a parir a Supergirl por televisión), pero Reactron es demasiado fuerte y es el mismísimo Superman el que aparece (aunque no le vemos la cara) y salva el día.

Kara se despierta en su apartamento tras haber estado varias horas inconsciente junto a su hermana Alex, y se entera porque James está también ahí que fue él quien le avisó a través de su gadgetorreloj, enfadándose con él y echándole en cara que no cree en ella y prácticamente lo echa de casa. Alex, que desde el principio del capítulo está intentando hacer que Kara admita que le gusta James, vuelve a hablar con ella del tema y le recuerda, tal y como hace también al principio cuando sale todo el tema de la entrevista con Cat, que tiene que tener cuidado con lo que hace y a quién le cuenta el secreto de Supergirl porque los pone en peligro.

Justo en ese instante recuerda que llega tarde a la fiesta que Cat le pidió que preparara para presentar el artículo sobre Supergirl. Allí, en la fiesta, volvemos a tener una irrupción de Reactron, fastidiando la bonita escena de baile entre Winn y Kara al tiempo que al otro lado de la pista están bailando Cat y Maxwell.

Supergirl se ve forzada a aparecer, salvando de nuevo al señor Lord, que dijo a la prensa que en el vertedero le había salvado Superman pero aquí le reconoce a Supergirl que le ha salvado “dos veces en un día”, y a acabar con Reactron con ayuda de la DEO a través de Henshaw y Alex que le dicen cómo puede acabar con él, que no es otra que coger con plomo el núcleo de energía de su armadura. Esta vez, Supergirl es la que salva el día.

Hacia el final del capítulo, vemos que Kara se decide a pedirle a James salir a cenar, pero se encuentra con la inesperada llegada de Lucy Lane, hermana pequeña de la conocidísima Lois Lane, de la que descubrimos que ha mantenido una relación con James y que ha aparecido para volver a intentarlo, dejando a Kara claramente hundida.

En este punto he de decir que por favor, por favor, por favor NO ME JUNTÉIS A KARA CON JIMMY/JAMES OLSEN. Entiendo que es  apetecible crear el típico triángulo amoroso con estos dos y Winn, y que es un buen recurso haber metido a Lucy en la ecuación, pero estos dos no me pegan ab-so-lu-ta-men-te na-da. Se suele decir “nunca digas nunca” pero para mí estos dos por el momento, y mucho tiene que cambiar la cosa, me parecen más un otp que un shippeo.

Justo para terminar vemos a Kara en su mesa de la oficina hundida por su encuentro con Lucy Lane y sin dejar consolarse por Winn hasta que en la pantalla del ordenador salta una ventana de chat en la que vemos que Clark la escribe para felicitarla por haber conseguido acabar con Reactron cuando él nunca habría podido, y le dice que ha hablado con James y que a partir de ahora le va a dejar realizarse a sí misma. Tanto es así que me parece muy destacable el comentario que le hace al hecho de que pudiera acabar con Reactron: “seemed to be a job for Supergirl”.

Una semana más National City está a salvo gracias a Supergirl.

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s