Supergirl 1×17: “Manhunter”

¡Hola Kryptonianos!

Venga va no os voy a mentir. Pensaba que este capítulo iba a ser un mero trámite para el plato fuerte que va a ser el crossover de la semana que viene (¡sí! ya sólo queda una semana) pero una semana más nos demuestran que hay cosas que todavía desconocemos y que, por qué no, nos pueden tirar a la cara para lanzarnos un gran Bazinga! ¿Queréis saber lo que ha pasado en el capítulo de esta semana? Pues seguid leyendo después del aviso de spoiler porque ¡empezamos!

AVISO DE SPOILER

Hay mucho revuelo. A pesar de las buenas acciones que está realizando Supergirl después del incidente con la kryptonita roja, National City no termina de recuperar la confianza en su supeheroína y la sigue mirando con recelo. Las voces contrarias a Supergirl no dejan de salir de debajo de las piedras, hasta tal punto que la propia Cat Grant ya considera demasiado exagerada la persecución.

Por si no fuera poco, el revuelo también se ha trasladado al DEO. Con la revelación de la verdadera identidad de Hank Henshaw como J’onn J’onzz, el Gobierno ha decidido iniciar una investigación interna para averiguar qué ha ocurrido con el verdadero Hank, cuáles son los planes de J’onn y si alguien más de la organización estaba al tanto de toda la verdad. ¿Quién estará al cargo de la investigación? Un general de la Marina que era un gran amigo del verdadero Henshaw, y la gran Lucy Lane, que reaparece como un personaje redivivo dispuesta a ponerlo todo patas arriba.

A pesar de que Alex se lo vuelve a proponer, Hank no sólo no va a huir sino que va a colaborar porque está completamente convencido de que su trabajo sólo va dirigido a proteger el planeta de las amenazas alienígenas, porque ¿quién mejor que un alien para defenderse de otros aliens?

Supergirl 1×17: Desenvoltura

Pues así se lo dice a Lucy durante el interrogatorio, en el cual también relata cómo fue perseguido en Latinoamérica por el DEO y cómo Jeremaiah, el padre de Alex y Kara, le protegió hasta del propio Hank Henshaw al darse cuenta de que no pretendía hacer ningún daño a la humanidad, y que sólo era un refugiado que huía de la destrucción de su propio hogar. Sin embargo, ni sus buenas acciones realizadas en el pasado ya fuera como J’onn J’onzz o haciéndose pasar por Hank al mando del DEO consiguen convencer al general y a Lucy que deciden declararlo culpable de todos modos y enviarle a unas instalaciones donde será puesto bajo custodia del misterioso (¿o no tanto?) proyecto Cadmus.

Y ojalá aquí acabara la historia, pero no, porque la investigación también avanza hasta el punto de meter en el interrogatorio a Alex, que aunque al principio parece que va a salir sin que se descubra toda la verdad, la increíble intuición y capacidad de deducción de Lucy le hacen comprender aunque Alex no supiera desde el principio que Hank era J’onn sí terminó sabiéndolo y no hizo nada para que se supiera, por lo que, para incredulidad de Kara, también es mandada al proyecto Cadmus.

Esto pone a Kara en un serio aprieto ya que no parece haber una solución viable al problema sin que Supergirl se vea perjudicada, así que de entre todos los males, Kara decide optar por el menos malo: revelarle a Lucy que Kara es Supergirl. La pequeña de las hermanas Lane, como persona inteligente, se cubre las espaldas diciendo que veía que las piezas encajaban pero que no se atrevía a verlo (bonita manera de decir que es absurdamente obvio pero que nadie tiene dos dedos de frente para sumar 2+2). Teniendo en cuenta, querida Lucy, que al entrar en el apartamento de Kara no perdiste tiempo en lanzar la pullita de que Kara y James no habían estado perdiendo el tiempo precisamente, pues no cuela tu excusa para quedar bien.

Pero bueno te lo perdonamos porque después de este capítulo te has ganado un puesto oficialmente en el grupo de las “chachi mujeres” junto a Alex y Cat Grant.

¿Qué es lo que hace Lucy para ganarse tal honor? Pues nada más y nada menos que ayudar a Kara a liberar a Hank y Alex para que se libren del proyecto Cadmus en el trayecto en camión hacia la instalación secreta donde los quieren llevar. Para ello ambas desestabilizan el vehículo en marcha mientras ellas van en moto sin utilizar ningún poder de Supegirl para no levantar sospechas.

Sin embargo, que Kara no pueda utilizar sus poderes no significa que los demás no puedan hacerlo, y Hank se asegura de que el general de la Marina se olvide de todo lo ocurrido para que no sepa ni quién ha perpetrado el ataque ni adónde se han ido después. Por suerte Hank ha mejorado sus dotes y esta vez consigue no dejarle vegetal, pero a cambio gana un viajecito a la mente del general, en la que descubre que Jeremaiah, el padre de Kara y Alex, está vivo y atrapado en las instalaciones de Cadmus.

Esto lanza un nuevo objetivo para Alex y Hank ahora que tienen que huir, encontrar dónde está Jeremaiah. Alex y Kara se despiden ya que seguramente no se vean en un buen tiempo. De vuelta en el DEO, Kara y Lucy descubren que el general ha renunciado a su cargo, ha cerrado la investigación y, no sabemos por qué, misterios de la naturaleza, ha nombrado con efecto inmediato a Lucy la nueva directora del DEO.

¿A alguien más aparte de mí le gusta esto? Aplaudamos por favor, porque por fin vamos a poder ver a la pequeña Lane en acción. Seguro que nos depara grandes cosas en su nuevo puesto.

Además de esta trama, tenemos otra que al principio parece liviana pero que, al apuntarse la última escena del capítulo, nos deja un elemento sorprendente que no nos esperábamos para nada. Hablamos de Siobhan, la periodista venida a más como recepcionista y luego rápidamente venida a menos gracias a una estupidez.

Ahora sin trabajo ni nada, Siobhan se viene abajo, y sólo cuenta con el apoyo de Winn para seguir adelante, o al menos eso cree él, porque no contenta con lo que ya ha hecho, intenta recuperar su trabajo haciendo que Cat despida a Kara con una carta falsa de confesión de atracción por su jefa. Por suerte, la Reina de los Medios no se deja engañar y se encarga de que Winn confirme que la carta no es de Kara para dejar a Siobahn con el culo al aire.

La pobre chica ya está totalmente hundida, y se sube a la azotea de un edificio con una enorme botella de alcohol. Winn, que teme que se suicide, va a por ella para evitar que se tire, pero no lo consigue y la chica, que no pretendía matarse, se tropieza con sus propios tacones y cae por la cornisa. Todos dábamos por hecho que Siobhan, por fin, iba a salir tan rápido como entró, pero es una chica muy dura, y nos sorprende amotiguando incoscientemente su caída con un súper grito con cualidades supersónicas muy al estilo de Black Canary.

Y hasta aquí todo lo más relevante del capítulo de hoy. Nos veremos la semana que viene para el crossover y la vuelta de la villana Livewire y para conocer cómo va a seguir toda la historia.

Una semana más, Alex y Hank están a salvo gracias a Supergirl

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s