The Vampire Diaries 7×16: There is no life without you

¿Qué sería de The Vampire Diaries si no se complicaran las cosas? Pues efectivamente no sería TVD. Después de un parón de varias semanas y del importante cambio del último capítulo, los vampiros de Mysticc Falls vuelven a nuestras pantallas.

En el último capítulo tuvieron lugar grandes descubrimientos como las vidas limitadas de Rayna y momentos muy esperados como el salto temporal de tres años.

Esta semana el capítulo arranca donde lo dejamos, con Stefan, Rayna y Damon en los estudios de televisión de Dallas y con la idea de intercambiar la cicatriz de cuerpo sobre la mesa.

Y es que aunque según parece la idea ha sido de Damon, Rayna está muy interesada en que Stefan acepte la oferta. Cosa que no entiendo, porque se supone que la cazadora debe sentir unas ganas irracionales de matar a cualquier vampiro que haya marcado. Sin embargo, con Stefan lo que quiere es liberarlo de esa carga. ¿Por qué? Todo un misterio. No será algún resquicio de la maldición de los doppelganger, ¿no? Con esto de que Rayna recuerda demasiado a Elena…

El caso es que aun llegamos a ver que Stefan acepta el trato, todo acaba siendo, premeditado o no, una treta para liberarse y ganar alguna ventaja sobre Rayna. El caso es que Damon parecía estar bastante convencido de intercambiar la cicatriz con su hermano, sin embargo parece que no es hasta que se lo dice Rayna que entiende que si acepta la cicatriz, cuando muera la cazadora lo hará él. Y eso puede ser incluso antes de que Elena vuelva a despertar.

Como era de esperar, ahora la dinámica de la serie ha cambiado. Cuando antes nos daban imágenes del futuro a cuentagotas, a partir de ahora será al contrario: viviremos en el futuro y nos irán mostrando pequeños flashbacks. En esta ocasión los flashbacks han servido para conocer un poco más el cómo se ha ido forjando la nueva relación entre Stefan y Valerie. Y es que es verdad que un bebé no nacido tira mucho, pero también es cierto que entre estos dos siempre ha habido cierta tensión por resolver.

Además de mostrarnos el desarrollo de esta pareja, también nos han enseñado como Stefan es capaz de darse cuenta que si la última vida de Rayna tiene fecha de caducidad, él también la tiene. Eso significa que llegados a un punto, morirá. Y cuando ese día llegue, es más que probable que no hay a vuelto a ver a su hermano, el cual está más seco que la mojama en un ataúd junto a Elena.

No es el único descubrimiento que hemos tenido, y es que también hemos entendido porque parece que Rayna quería librar a Stefan de su maldición. Ahora resulta que al tener esta conexión mística por la cicatriz, la cazadora puede ver todo lo que hace su víctima. Y como no, durante esos tres años ha estado observando a Stefan viajar al rededor del mundo junto a Valerie. Y parece que tras tanta observación, el vampiro lo ha caído bien a Rayna.

Pero Stefan tiene un as en la manga, la espada Fenix. Si se deshace de ella Rayna tendrá que elegir si seguirlo a él o la espada, y probablemente se decante por esta última como vemos.

Después de un tiempo, por fin tenemos noticias de Nora y Mary Lou. Y es que tres años después, todavía siguen en manos de la inquietante Armería. En estos años las cosas han cambiado, si en un principio la Armería atrapó a Rayna y Enzo se encontraba entre sus filas, ahora Alex es la que acusa a Enzo de haber liberado a la cazadora. Pero ¿por qué lo ha hecho? Bueno pues que mejor que amenazar a Nora con la vida de Mary Lou para que esta traiga de vuelta a Enzo y la propia Alex, esa que dice ser su familia, lo mate. Sin embargo, lo que descubrimos momentos después es que no fue Enzo quien liberó a Rayna, sino Matt. Ay Matt, que yo te aguantaba pero hijo mio, ya ni eso.

Y es que según cuenta Enzo, Matt se encargó de que la policía no pusiera el grito en el cielo cuando desde la televisión de Dallas, se emitieron las imágenes de Caroline. Matt se encargó de hacerles creer que era una farsa. WHAT’S WRONG WITH YOU, MATT DONOVAN?! Enzo, al igual que nosotros, se pregunta por qué ahora, por qué en ese preciso momento. Y toda la respuesta de Matt es “pregunta a Stefan”. WTF!? Según Rayna la condición que le puso el propio Matt para dejarla escapar de su celda es que matara a Stefan. Ahora en serio, ¿que está pasando con Matt? ¿Qué nos estamos perdiendo?

Es cuando aparece Nora que Enzo deja entre ver algo extraño. Y es que cuando se entera del plan de Nora y del efecto que tienen las dichosas píldoras que tienen envenenada a Mary Lou su respuesta es que si es cierto lo de las píldoras, entonces tienen que trabajar juntos. ¿EJEM? ¿Soy la única que está pensando en Bonnie? Supongo que no. Por cierto, ¿donde está?

Cuando Valerie por fin llega a Damon descubrimos que… ¡YA NO HACE FALTA MÁS KLAUS PARA ACABAR CON EL ENVENENAMIENTO POR TOXINA DE LOBO! ¿Ves? Esto ya no me gusta tanto, hubiera sido más divertido ver a Klaus. El caso es que Valerie viene con toda la idea de poner a Damon a punto para el intercambio de cicatriz, pero Rayna ha dejado ya una semillita en la cabeza de Damon. ¿La libertad de Stefan o volver a ver a Elena?

¿Que mejor que entre tanto lio hacer una quedada? Pues eso, quedamos todos en el mismo sitio. ¿Para qué? Para que Nora descubra que no hay cura para el envenenamiento de Mary Lou, para que Enzo lo flipe por ese mismo motivo (definitivamente algo ocurre con Bonnie). Alex dice que las píldoras son útiles si quieres acabar con una bruja o esconderte de un hechizo localizador. Sabiendo que en tres años, en el nuevo presente, Enzo y Bonnie no están juntos, sabemos que no es para lo primero. Sin embargo, también sabemos que al menos hace tres años, en el antiguo presente, la Armería quería a Bonnie, tiene sentido que las píldoras interesen se Enzo quiere “ocultar” a Bonnie.

Efectivamente parece que Enzo ha estado robando dichas píldoras, así que ahora podemos entender un poco más que Bonnie empezara la temporada en un loquero, donde nadie parece saber de ella. Aun así no terminan de cuadrar ciertas cosas.

Y es que en esta serie se hace demasiadas veces justicia a la frase “ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos”. Porque si Damon ha sido capaz de pensar por él mismo la idea de poder traspasar la cicatriz tal y como hizo Valerie con los bebés de Alaric, ¿por qué no pensó ella lo mismo? Pues porque le interesaba mantener su condición con Stefan. Y es que lleva coladita por sus huesos desde… siempre. Y si había solución para la cicatriz se acababa la luna de miel. O… quizá no era así. Según Valerie el intercambio de cicatriz solo se puede hacer con un familiar de sangre y si traía a Damon de vuelta, traía de nuevo todo su drama. Minipunto para la hereje.

Me resulta casi sorprendente decir esto, pero el nombre de Elena está todavía demasiado en la boca de Damon. Y es que llevamos 17 capítulos y 3 años (dentro de esos capítulos) y el colega no consigue pasar página. Mientras que su hermano hasta ha cambiado de libro, DOS VECES.

Y la historia se vuelve a repetir. Un y otra y otra vez. Stefan confía en Damon, Damon lo decepciona y Damon se da cuenta tarde. La misma historia desde 2009. Y siempre va a ser así, la historia continuará y pese a todo, pese a que se decepcionen, ahí estará el uno para el otro, se necesitarán.

Pero Rayna ahora es una extensión de la piedra Fenix y lo que quiere es que Stefan deje atrás a Damon de una vez por todas. Y Stefan acepta. Porque sabe que la cazadora tiene razón en que seguir contando con su hermano es más contraproducente que beneficioso. Y cuando la cicatriz está a punto de quedarse en el pecho de Damon, Rayna atraviesa de nuevo a Stefan con la espada y absorbe su alma.

Y para rematar la faena “descubrimos que hizo Stefan” para que Matt lo odie tanto. Penny, la policía y nueva novia (al menos hace tres años) está muerta y Stefan tiene que ver con esa muerte. Ay, ay, ¿qué habrá pasado ahí?

¡PERO AUN PODEMOS PONERLE MÁS DRAMATISMO AL CAPÍTULO! Nora y Mary Lou se escapan en el coche con la espada de Rayna. Espada que, aunque con un roce, ya ha marcado a Nora. Y se repite la historias esta que estos días está tan de moda. La del Dead Lesbian Syndrome o El Síndrome de la lesbiana muerta. Y es que, si Mary Lou va a morir sí o sí y Nora está marcada por la espada, ¿por que no suicidarse estrellando el coche a la vez que destruyes la espada?

Pues dicho y hecho, las herejes aceptan que su camino va a acabar de ese modo. Y en una escena donde Mary Lou realiza el hechizo mientras Nora recita su poema de amor favorito y que quieras o no te encoje el corazón un poquito, destruyen la espada haciendo que el coche explote con ellas dentro. Pero eso no es todo, la espada, la piedra, tiene el alma de Stefan dentro.

¿Y ahora qué? Pues esas almas, las que hubiera en la piedra, han tenido que ir a parar a algún lado. ¿Dónde? Es un misterio, pero en algún sitio tienen que estar. ¿En un pulgatorio? ¿En otros cuerpos? No parece que la de Stefan haya vuelto a su cuerpo. No al menos en este capítulo.

¿Qué va a ser de Rayna sin su espada? ¿Desaparecerá la cicatriz al no haber espada? ¿Qué va a pasar con Stefan? ¿Dónde está Bonnie y que trama Enzo?

¿Nos vemos la semana que viene? SÍ, POR DIOS.

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s