Outlander 2×03: Useful Occupations and Deceptions

Ceud mile failte! La vida en la capital parisina puede acuñarse perfectamente a la famosa expresión ”c’est la vie’‘. Parar una rebelión conlleva una responsabilidad enorme, más aún cuando el futuro de naciones enteras penden de una pareja. Are u ready?

L’eau va toujours à la rivière

James Fraser se está convirtiendo en un maestro del doblepensar del que Orwell nos hablaba en su obra. Por definición, este concepto es ”la facultad de sostener dos opiniones contradictorias simultáneamente”. ¿Podéis ver claramente las dos posturas que sostiene? Partidario del movimiento jacobita por la noche y lucha por parar una rebelión por el día.

Las reuniones con Bonnie Prince Charlie cada vez se hacen más asiduas; las noches en la Maison Elise son constantes y ser el encargado de un negocio fructífero de vinos son actividades muy difíciles de conciliar con una vida matrimonial saludable. La confianza entre el pretendiente al trono inglés y nuestro escocés va viento en popa. Sin embargo, en vez de darle esperanzas a Jamie para poder acabar con el alzamiento, se da cuenta de que Carlos Estuardo es más inteligente de lo esperado.

La misión Versailles fue todo un éxito. El Ministro de Economía, Monsieur Duverney y Jamie se han hecho compañeros de ajedrez. ¿Quién iba a decirnos que parte del starter pack del hombre de las Highlands era ser imbatible a este juego? Retrocedamos por un segundo al anterior capítulo donde Bonnie Prince le pidió a Jamie que fuera sus ojos y sus oídos en el palacio y en las altas esferas, especialmente en lo relacionado con este individuo. Las guerras, como todo, necesitan fondos e involucrar al trono francés implica pasar por las manos de quien maneja sus riquezas. También tenemos que pararnos en el favor que este le debía a Jamie -por aquello de intentar ligarse a su mujer-. Bien, estos dos detalles derivan en una posible reunión con el hijo de Jacobo para comunicarle que Francia no financiaría nada.

A posteriori, el encuentro entre estos tres personaje se sucede. Los intereses de Luis XV distan estar acordes con los propósitos del joven príncipe. Este, por su parte, clama tener apoyo de varios nobles ingleses que aportarían los fondos suficientes como para comenzar el enfrentamiento contra los Hanóver. Este hecho convence a Duverney, quien hablará en su nombre con el monarca francés para que apoye su quimera. Estas noticias no son las esperadas por Jamie, quien está cansado de perseguir este propósito casi en solitario porque las preocupaciones de Claire se están centrando en encontrarse a sí misma.

Un pequeño gran hombrecillo aparece en pantalla, Fergus, un chiquillo que se dedica a robar a los acaudalados clientes del burdel. ¿Cómo puede ayudar este muchacho a los Fraser? Fácil, robando la correspondencia directa o indirecta del príncipe para descubrir los detalles de sus acciones y sus posibles movimientos por su causa particular. Un detalle que tampoco se nos ha escapado es cómo han hilado a Fergus y Jamie. La pequeña serpiente tallada por su hermano mayor Willie con su apodo Sawny está desaparecida desde el principio del episodio y resulta ser Fergus quien la tenía.

Autre temps, autres mœurs

”No puedo volver al ayer, porque ya soy una persona diferente.” Lewis Carroll

La metamorfosis de Claire es uno de los elementos que influyen directamente en la secuencia de las tramas y su evolución. En Versailles todos han tenido su hueco para la desesperación; la aparición del Duque acompañado de Alex Randall es igual a las buenas nuevas que van a traer consecuencias para todos: Black Jack está vivo. 

Lady Broch Tuarach es un activo en la aristocracia francesa y sus amistades son cada vez más cercanas. Resulta que Mary Hawkins está comprometida a un señor francés, lo cual es bueno para su situación pero a título personal parece afectarle de sobremanera. Teme porque su futuro esposo vaya a hacerle daño en su noche de bodas, detalle que no le pasa inadvertido a Louise y Claire, quienes toman posturas diferentes respecto a las expresiones de la joven inglesa. La primera se ríe de su inocencia y la segunda hila cabos de un suceso ocurrido en el futuro pasado. 

En un flashback, podemos ver la genealogía de los Randall remontada a 1746, donde podemos apreciar un detalle que hemos de considerar como mínimo karmático: Jack Randall y Marie Hawkins se casarán eventualmente y de esa unión nacerá la línea familiar que dará pie al nacimiento de Frank Randall. ¿Qué ocurre con todo esto? Jamie no conoce que Black Jack siga con vida y si lo hiciera, iría directo a por él y los tres personajes acabarían muertos: Jamie porque haría el paseo de la vergüenza directo a la horca, Jack asesinado por el primero y Frank borrado de la faz de la historia.

En contraste, conocemos un poco más Murtagh. Ha encontrado a su rana dentro del estanque francés, Suzette, una joven que forma parte del servicio de la casa de Jared Fraser y con quien se le da muy bien confraternizar. Por ello, Claire decide hacerle una visita Maestre Raymond para hacerse con un anticonceptivo por si las moscas. Lo raro es la presencia del Conde de Saint Germain. ¿No se suponía que eran enemigos? Aquí ya nos estamos moviendo por futuras aguas pantanosas en las que por el momento no nos vamos a meter. Pero como no hay mal que por bien no venga, de esta extraña incursión al mundo de las hierbas deriva el conocimiento del lugar que se va a convertir en la segunda casa de Claire y donde podemos atisbar el fanstasma de lo que ella fue.

Por suerte para nosotros, la dinámica entre Murtagh y Claire se desarrolla un poco más compartiendo la carga del secreto sobre Randall. Además, influye el factor de que ella se siente fuera de lugar desde que ha pisado Francia, L’Hôpital Des Anges donde conocemos a otra de las piezas clave de la temporada: la Madre Hildegard. Pese a ser un hueso duro de roer, Claire se va ganando poco a poco a esta experta en música y medicina por sus conocimientos en la materia.

An neach nach cìnn na chada, cha chìnn e na dhuisg

Es una verdad universalmente conocida que todo matrimonio después de la fase de la luna de miel tiene altibajos. Si además le añades los atenuantes y las circunstancias únicas que rodean a este par, es normal que la situación se vuelta peliaguda. Jamie siente que tiene el peso de la misión sobre sus hombros, en gran parte realidad porque el papel de la mujer de la época no va más allá del hogar y las reuniones sociales. Influye también el hecho de Claire esté embarazada y los riesgos que trabajar en un hospital rodeado de enfermedades infecciosas puede suponer.

Ella, por su parte, se siente sobrepasada por los acontecimientos de Versailles unido al sentimiento de sentirse fuera de lugar al que se enfrenta. Eso, más hormonas por las nubes a causa del embarazo y el sentimiento de sentirse realizada hacen que la ecuación se complique para todos. El voluntariado de Claire en el hospital sorprende a Jamie porque parece que no está involucrada en el propósito que les llevó a París, pero a la fin ayudará de forma indirecta a todo el entresijo.

La idea original de acoger a Fergus es usar su don especial para robar la correspondencia del Carlos Estuardo. De esta manera, pueden copiarlas e intentar augurar los propósitos del posible príncipe. Las cartas en clave están a la orden del día y en lo que se refiere a las cartas con Jacobo, descrifarlas es una tarea poco ardua. No obstante, aparece un elemento que nadie se esperaba, la partitura de una canción denominada ”Song Of The Country”que resulta sospechosa pues en el contexto en el que se presenta no pega demasiado. Afortunadamente, la Madre Hildegard iba a dedicarse a la música, pero por unas cosas y otras acabó por ponerse los hábitos.

La moralidad queda en entredicho pues pone en duda la legalidad de leer la correspondencia ajena aunque acaba ayudando a descifrar la música porque se trata de una variación de una pieza de piano de Bach quien resulta ser su amigo. Una vez trascrito el código musical, una inicial aparece en el mensaje escondido en la partitura. La S pertenece al inevitable Sandringham quien parece estar jugando en los dos bandos.

La conclusión final parece ser positiva para Jamie porque ya conoce quién va a financia a Carlos Estuardo y ve esperanza en poder parar su campaña. La baza de la sinceridad será la carta que Claire tendrá que jugar para salvar el pellejo de su marido porque es mejor enterarse por ella misma que Black Jack está vivo. ¿Quién dijo preocupación?

Pese a tratarse un capítulo de transición donde nos han terminado de presentar a los personajes clave de la temporada, las tramas se han hilado perfectamente. A ha llevado a B que a su vez llevará a C. El próximo episodio quedará unido a la escena del Conde junto a Claire en la tienda, pero eso ya será cosa de la semana que viene. Mientras tanto, aquí tenéis la promo de ”La Dame Blanche’‘:

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s