The Vampire Diaries 7×22: Now come and get me

The Vampire Diaries se despide hasta la próxima temporada con un capítulo tenso  y misterioso que deja una gran puerta abierta para cuando vuelva. Además, hemos contado con un inesperado cameo que si hubiera sido de otro modo, hubiera bordado el capítulo y dejado un mejor sabor de boca.

La semana pasada tuvimos un buen capítulo como antesala de la finale, donde hubo escenas muy muy buenas. Sin embargo el capítulo acabó con Caroline y Stefan a la huida, Enzo y Damon en la búsqueda de la solución a la maldición de Bonnie y esta última en busca de todos los anteriores.

Veamos, según la información con la que Enzo ha dado, si matan al último chamán cuya vida está atada ahora a Bonnie, la maldición desaparecerá. Es una solución que prácticamente ha salido de la nada y ha sido muy rápido de resolver. Quizá deberían haber masticado un poco más la búsqueda de dicha solución para hacerla un poco más creíble.

Como ya sabíamos en chaman en cuestión se encuentra en la armería, el mismo lugar que Bonnie selló para que nada de lo que había en su interior, incluido ese misterioso mal, saliera. Así que una de las opciones es Valerie como ya dijimos, sin embargo nos quedamos con las ganas de volver a la hereje y se descarta dicha opción. Aunque en realidad sea para llevar a cabo el plan C que incluye a las niñas de Alaric y Caroline. Vamos, la excusa perfecta para que Rick vaya donde Caroline.

Pero en un principio la opción de las gemelas es impensable, tanto que Damon intenta incluso conseguirlas por su lado antes de que Stefan se de cuenta y lo impida. Y es que quieran o no, las niñas siguen siendo la única opción para abrir la bóveda (con la de brujos que han pasado por aqui esta temporada y que ellas sean la solución…).

Era de esperar que la propia Caroline decidiera (previa consulta a Rick) que sus hijas son la única solución. Y es que aunque no quiere involucrar las niñas y ponerlas en peligro, el hecho de que haya una pequeña esperanza en que funcione, que Bonnie no tenga que lidiar con esa maldición y que ella no tenga que huir de su mejor amiga y estar lejos de su familia, le es suficiente.

En otra de las múltiples conversaciones memorables entre los hermanos de esta temporada, en esta ocasión Stefan se da cuenta por qué Damon hizo lo que hizo cuando se metió en el ataúd. El miedo se había apoderado de él y temía hacer algo de lo que realmente se arrepintiera. En el capitulo anterior Stefan se marcó un Damon como el propio Damon dice, se lió la manta en la cabeza y secuestro a Caroline. Fue después que se dio cuenta por qué había actuado de ese modo, el miedo. Por eso mismo ahora le espeta a Damon que no quiere vivir dominado por dicho miedo, que no quiere ser como él. Zás en toda la boca.

Así que mientras las niñas de Rick y Caroline se encargar de desbloquear el acceso a la Armería, Enzo se encarga de “despistar” a Bonnie ofreciéndose como cebo. Otro que trata de marcarse un Damon pero esta vez en cuanto a intentar convencer a Bonnie de que no tiene que matarlo y sin embargo estar a puntísimo de que lo haga.

Y hubiera sido un punto de no retorno para Bonnie, porque si es cierto que si hubiera matado a Damon en el capítulo anterior, se hubiera arrepentido de lo lindo, pero matar a Enzo ya es otra cosa, matar a la persona de la que estás enamorada es muy distinto. Pese a que las últimas palabras de él hubieran sido que no la culpaba y que solo recordara lo bueno.

De vuelta en la Armería Damon decide que quiere seguir adelante con el plan sin la ayuda de Stefan. Han sido muchas veces en las que su hermano lo ha ayudado y él ha acabado jodiéndolo, así que esta vez necesita que lo deje solo. ¿Recordáis cuando la piedra Fenix que el “infierno” para Stefan era tener que dejar ir a Damon? Pues ahora es su hermano el que le dice esas palabras tal cual, necesita dejarlo ir.

Todo esto de cara a Stefan es muy bonito y hasta heroico pero… Damon está al tanto de lo que se esconde en la bóveda gracias a Enzo, ¿no? Quizá simplemente sabe como van a acabar las cosas y no es simplemente un “déjame que me estrelle o triunfe”. Al fin y al cabo el momento suena más a despedida que a otra cosa.

Y el momento en el que Damon encuentra al eterno y le prende fuego en el momento exacto para que Bonnie no acabe con la vida de Enzo es tan épico y perfecto, que sabes que algo malo viene detrás. Y gordo. Y seguramente se lo vaya a comer Damon. Porque TVD es así.

Aquí es cuando he entendido por qué Damon no había forma de que pasara de página en cuanto Elena, se estaban guardando el último golpe para el final (aunque si hubiera tenido a Elena en la boca menos, hubiera funcionado igual). Damon sabe que el cuerpo de Elena se encuentra en Nueva York y que en la bóveda se esconde una clase de mal que aun desconocemos, aun así el muy terco cuando escucha la voz de Elena pidiéndole ayuda, no duda en volver sobre sus pasos. Y este es el cameo del que hablábamos, cameo que aunque podrían haber tirado de capítulos antiguos para coger esos fragmentos de voz, decidieron grabarlo de nuevas. Así que Nina Dobrev se pasó por los estudios de postpro de la serie para grabar estar frases y así saludar a algunos antiguos compañeros.

Pero Damon hijo mio, ¿es que no aprendes nada? Quiero pensar que el mal este tiene un factor atrayente que te nubla un poco la lógica, pero si no es así, es para darte con la mano abierta. Enzo, el único con acceso a la bóveda y también el único con conocimiento de qué es lo que se encuentra dentro va en búsqueda de Damon. Pero el Damon que se encuentra ya no es el mismo de unos instantes antes, se nota. Lo que quiera que sea que hay ahí escondido ya está dentro de él. Y si el Damon sin humanidad era inquietante, este Damon es espeluznante.

Y aunque el capítulo podría haber acabado perfectamente en el momento en el que el espectro de la bóveda se hace con Enzo, nos dan un vistazo a lo que nos vamos a encontrar la próxima temporada.

Recuperando la costumbre de los diarios y como si todos escribieran en el suyo a Elena, vemos a Matt abandonando por fin Mystic Falls. Y es que le ha costado pero por fin se ha dado cuenta que por mucho que odie a los vampiros y a lo sobrenatural, no va a ganar la lucha y Mystic Falls siempre será un pueblo de vampiros, un pueblo sobrenatural.

Descubrimos que finalmente pudieron entrar a la bóveda pero que sin embargo no había absolutamente nada dentro. No había rastro de Damon y Enzo, y para más inri Bonnie ha perdido toda su magia sin opciones a localizarlos. Así que solo les queda seguir los rastros de personas desaparecidas que está habiendo.

Vemos un último vistazo a Damon y Enzo, un vistazo muy inquietante donde parece coleccionar cadáveres sangrantes colgados del techo de una gran nave. ¿Para qué? No parece que se estén alimentando de ellos, es como si los estuvieran recolectando a modo de… ¿sacrificio?

Habrá que esperar hasta la próxima temporada para saber realmente qué está pasando. A mi me recuerda mucho a cuando Stefan estuvo perdido al comienzo de la 3 temporada en moro “ripah”. Esta vez parece ser el turno de Damon, al que hay que traer de vuelta junto a Enzo. Seguramente Bonnie sea la ayuda perfecta para devolver a Enzo a su antiguo ser, sin embargo… ¿podría haber alguna posibilidad de traer de vuelta a Elena sin lo que eso implica, para salvar a Damon?

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s