Nashville: Se acerca el final de la serie

Hola enfurecidos!

Sí, hoy os llamo enfurecidos porque no tenemos buenas noticias entre manos. Esta semana de Upfronts ha sido devastadora. Las renovaciones y las cancelaciones han dejado a más de uno con la boca abierta. Sobre todo las cancelaciones. No lo habrían llamado el jueves sangriento si no hubieran cancelado tantas series, ¿no? De algunas ya nos lo esperábamos, pero de otras… ¿Limitless? o peor aún, esta Nashville tan nuestra. No tengo muy claro que voy a hacer sin mi dosis de drama musical semanal, pero bueno, centrémonos en disfrutar de lo que nos queda, aunque esta temporada no me esté gustando tanto tantísimo como otras (lo cual creo que se me nota bastante)

Cuidado amigos, si no estáis al día con la serie os vais a encontrar más de un spoiler.

Vamos a comenzar con el drama de la hija de Rayna. Que se quería largar de casa, ya lo habíamos comentado. Pero una cosa era la intención y otra muy diferente es que lo haya conseguido. El juzgado no ha sido un momento fácil para la familia James-Claybourne. Aquí nos dividimos en dos grupos: los que pensamos que antes de la pelea de Deacon y el padre de Cass la jueza iba a denegar la emancipación y los que pensaban que su señoría lo tenía claro desde el minuto uno. Era obvio que esto iba a pasar. Nashville es un drama y después de más cuatro años ya conocemos a los guionistas, siempre que puedan van a mandar la trama por el sendero más dramático. Ahora Rayna no puede evitar culpar a Deacon de haber perdido a su niña. Rayna quiere mucho a Deacon y por eso se ha guardado para sí muchos reproches. Ahora se le escapan de tres en tres en las peleas de pareja. Dudo mucho muchísimo que consigan arreglar esto antes de que acabe la temporada, pero ojalá y pase. Está cancelada, y todo parece apuntar a un final abierto. Esta es una de las razones por las que hoy me siento enfurecida.

Ahora la niña va como loca por la vida, fiándose de vete tu a saber. Juliette está más que agradecida a Rayna por todo lo que ha hecho por ella desinteresadamente. Muy atrás quedaron los momentos en los que se llevaban a matar. Juliette ha crecido (sigue teniendo sus problemas, buttttt) es bastante más madura. A fin de cuentas, ahora es mamá. Entiende a Rayna cuando hace lo que sea para proteger el futuro de su hija. Ellas dos mejor que nadie saben las “dificultades” que tienen para meter cabeza y todas las situaciones por las que se vieron obligadas a pasar cuando para llegar a donde están ahora. Es por eso que le manda a su manager para que.. bueno, sea su manager. El sabe donde debe meterla y donde no, no como Cass. Sin embargo la influencia de ésta es bastante más fuerte. Maddie ha firmado por una discográfica en Nueva York.

Luke Wheeler lleva varias semanas acordándose de todos sus antepasados y pensando… ¿Quién me manda a mí a abrir una discográfica? Todo han sido problemas desde entonces. Su hijo en el ejército, Juliette con sus adicciones… Claro, que todo esto le ha valido para asumir que ser gay no es un problema, y que tiene que luchar por devolver a Will a donde pertenece: a los escenarios. No puede hacerlo solo. Para Will ha sido muy fácil ver desde la barrera a Luke luchar por sus intereses. Suerte que se ha dado cuenta de que escondiéndose no va a conseguir nada por mucho que Wheeler hable maravillas de él y critique la homofobia de la gente en Nashville.

Y aquí cada tonto con su tema. Avery sigue conteniendo las ganas de volver con Juliette. Hablando mal y pronto, el chaval tiene la picha hecha un lío. la quiere pero no está dispuesto a que le vuelvan a hacer daño. Ambos deseos parecen no poderse combinar. Por ello quizás se escuda en Cadence, en que no quiere que la niña salga herida, pero no nos engañemos, Avery está harto de las movidas que acompañan a Juliette. Una vez más la que va a salir perdiendo va a ser la pobre Lyla. A mi me da que esto va a acabar como Romeo y Julieta: No superar la muerte de Jeff además de su situación pasada, presente y futura hará que la pobre chica acabe por quitarse la vida.

Por último tenemos a Gunnar y Scarlett. Vaya dos: ahora te quiero, ahora te odio, ahora te perdono, ahora estamos juntos y vuelta a empezar. Entiendo porque Avery decidió dejar The Exes. Vaya dos. Me dan una pereza terrible, pero que bien suenan juntos. Ahora el problema es Autumn. Ella está encaprichada de Gunnar. Algo así como cuando Jennifero Lopez estuvo saliendo con Casper, uno de sus bailarines. Pero Jennifer Lopez llegó más lejos. Además el constante problema de que la industria se interese únicamente en Scarlett dándole a él un poco de lado. Yo creo que estos dos van a acabar juntos, pero también revueltos. Pero claro, de momento es algo que nunca sabremos a no ser que los guionistas consigan cerrar más o menos la serie.

Me marcho más enfurecida que nunca y con muchas ganas de ver el próximo capitulo. ¿Hay alguien que esté content@ con la cancelación? ¡Ya sabéis que me encanta leeros!

¡Nos leemos pronto, Seriéfilos!

 

 

 

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s