Agents of S.H.I.E.L.D Final de temporada

ALERTA DE SPOILERS: archivo clasificado para agentes de nivel 322

Inicio de transmisión

Agentes, en este último comunicado de la temporada hay muchas cosas que analizar. Lo primero es remarcar que esta ya ha sido la mejor temporada de la serie, aunque no podemos olvidar que se echa bastante de menos que la serie se cruce en condiciones con el blockbuster de turno de Marvel. Sin embargo, hay un dato sorprendente que nos debe preocupar a los seguidores de la serie y es que a pesar de la calidad de la temporada ha sido la que menor audiencia ha cosechado, lo cual ha puesto en una encrucijada a la ABC, responsable de la serie, que se ha replanteado sus spin-offs y, de hecho, los ha cancelado.

Hablamos efectivamente de Agente Carter, que ha sido cancelada tras dos temporadas, y Marvel’s Agents Most Wanted, una serie que ni siquiera se ha llegado a estrenar y que iba a seguir los pasos de Bobbi y Hunter, motivo por el que les sacaron de la serie madre. Ahora que ya no va a ocurrir, no sabemos si estos dos personajes volverán a SHIELD, lo cual no estaría mal teniendo en cuenta que son de los mejores personajes que ha habido en la serie y que si no metemos a personajes nos vamos a quedar sin “gente con nombre”. Lo que si está claro es que, a menos que la nueva temporada mejore notablemente en audiencias, o que después Netflix se haga cargo de ella, la cuarta temporada de SHIELD podría ser la última que viera la luz.

Sin embargo, antes de hablar de futuros inciertos mejor hablemos de presente. La season finale de la tercera temporada se ha compuesto de dos episodios, posiblemente los dos mejores, de casi una hora de duración cada uno llamados Absolution y Ascension. Dirigidos por Billy Gierhart y Kevin Tancharoen, que han sabido en todo momento mantener la tensión para no saber hasta prácticamente el final quién iba a ser el que cumpliría la visión de Daisy. Sin embargo, no vamos a hablar de ello hasta el final así que tendréis que seguir leyendo.

En la primera parte de Absolution, la serie nos deja una combinación de acción y humor a la que nos tienen muy poco acostumbrados, aunque podemos decir que nos ha gustado mucho, siendo Fitz la principal cobaya para este fin, sobre todo cuando le vemos hacerse un capture suit para hacerse pasar por un oficial militar de alto rango para conseguir junto al general Talbot los códigos de desactivación de los misiles que Hive pretende utilizar para convertir a toda la humanidad en parte de su enjambre. También podemos ver en esta línea a Yo-Yo quejándose a Mack porque tarda demasiado en preparar la trampa para Hive o a James, el australiano flamígero, intentando en vano convencer a Hive de que no convierta a toda la humanidad para quedarse él con algunas chicas guapas.

La razón de todas estas escenas no es nada más ni nada menos que el plan de SHIELD de entrar en el cuartel de la HYDRA para capturar a Hive de una vez por todas, así como evitar que dispare los misiles nucleares con su patógeno para convertir en minions morados a todo el mundo. En realidad, el capítulo comienza con un sueño de Daisy que nos hace pensar que ella y Coulson están atrapados en Maveth, el planeta del que ha venido Hive, pero luego nos damos cuenta de que Quake está aislada en el módulo de contención del cuartel general. Sin duda Daisy va a ser un eje primordial de ambos capítulos porque vamos a acompañarla en sus idas y venidas estando en su momento más bajo, hundida por haber traicionado a todos sus amigos.

Con Simmons entenderemos la parte biológica de cómo Hive utiliza a los inhumans dentro de su enjambre, ya que absorbe toda la información de sus víctimas pero él no da nada a cambio más que la sensación de pertenencia a algo (yo no digo nada pero sectaaaaaaa…). May hará ver a Daisy que sus poderes no la convirtieron en agente sino que fue ella la que, tras adiestrarla, la convirtió en una. No es que Quake se quede muy convencida, pero la visita de todos sus amigos a lo largo del capítulo le ayuda bastante. Entre ellos estará Coulson, que le recordará que la venganza no arregla nada, pero será Mack quien consiga conectar con su compañera a nivel emocional.

Ese va a ser todo el arco argumentativo de Absolution (3×21), pues se dedica básicamente a ver los planes de ambos bandos mientras Daisy se recupera de sus heridas. A la operación de capturar a Hive y desactivar los misiles en la isla del Pacífico irán Mack, May, Lincoln y Yo-Yo, que conseguirán cumplir sus objetivos satisfactoriamente, impidiendo el lanzamiento, capturando a Hive y rescatando al doctor Radcliffe, que ahora se pasará al bando de SHIELD una vez ha comprobado que el plan de Hive no le va a hacer ningún bien. Lo único que no consiguen evitar es que Giyera, que no puede salvar a su jefe, sí consigue marcharse con una ojiva nuclear.

Ascension (3×22) será la puesta en escena del plan b de Hive. Al principio no somos conscientes de esto, pero luego comprobamos amargamente que todo el conocimiento que Daisy le transmitió le ha servido de mucho, y que su plan desde el principio incluyó la posibilidad de que Hive terminara en SHIELD. Previamente, una bomba con el patógeno del inhuman que libera nieblas de terrigen fue colocada en el hangar, poniendo a Fitz en serios apuros al verse solo ante cuatro minions inhumans recién transformados que le acompañaban para trasladar la cubeta donde habían atrapado a Hive.

Es en este punto cuando recuperamos la tensión del maldito crucifijo de Elena Rodríguez, un gran mecanismo para crear tensión pues sabemos que, como si fuera la pajita corta, quien lo tenga será quien termine en la nave que explota en el espacio. Recordemos cómo va la patata caliente: Yo-Yo se lo dio a Mack y luego acabó en manos de Fitz. Sin embargo no os preocupéis porque Fitz consigue salir del hangar y ponerse a salvo, aunque ahora todo el equipo se enfrenta a la situación de una base repleta de hostiles debido a que casi todos los agentes terminan convertidos en inhumans. Por suerte, gracias a Simmons y el resto del equipo conseguimos un rayito de esperanza al descubrir que estos bichos son ciegos y únicamente ven gracias a infrarrojos, por lo que subiendo la temperatura de la base se hacen invisibles a sus ojos.

Una vez liberado, el plan de Hive será robar un Zephyr para transportar la ojiva nuclear de Giyera y detonarla en el aire para esparcir sus efectos en un radio lo más amplio posible, no sin antes encontrarse con Daisy, que ha escapado del módulo de contención, y que le pide a Hive que la vuelva a enjambrar, como una drogadicta suplicando por una nueva dosis. Para su desesperación, Quake comprobará que los efectos de Lash que la consiguieron sacar de aquello le impiden volver a estar bajo el control de la criatura, haciéndola completamente inmune, y la rabia de Daisy será tal que la veremos enfrentarse al propio Hive hasta quedar inconsciente y retenida por Hive a bordo del Zephyr.

Mientras tanto, el resto del equipo no se ha quedado quieto, ya que May y Fitz han conseguido meterse de polizones en el avión para salvar a su compañera, y con un brillante homenaje a La Guerra de las Galaxias, vemos cómo Coulson deja con el culo al aire a Hive contándole su plan a través de una transmisión vía holograma que termina con esa mítica frase: “Help me Obi Wan Kenobi, you’re my only…”. Por desgracia, Daisy está falta de esa esperanza, pues viéndose a bordo del Zephyr, termina por comprender que es ella quien debe sacrificarse y cumplir su visión.

Otro golpe maestro del capítulo es el nuevo truco que se sacan de la manga para hacer invisibles las armas de fuego y así derrotar definitivamente al peligroso Giyera al tiempo que Lincoln consigue vencer a James, que definitivamente se puso el nombre de Hellfire, aunque no consigue evitar que una de sus bolas explosivas detone en el estómago del chispitas con desastrosas consecuencias. Parece tener las horas contadas, pero con la situación ya controlada, lo que hay que conseguir ahora es detonar la bomba nuclear de manera inocua, y claro está la solución es mandarla en el Zephyr al espacio junto con Hive y alguien que se sacrifique (porque claro, hay que cumplir la visión de Daisy).

Al final la visión será una realidad y, en cierto modo, la teoría de Lincoln sobre los inhumans cobra sentido, ya que efectivamente todos viven en una especie de vacío hasta que encuentran su lugar en el plan del destino, cumpliendo su misión. De este modo, Lincoln descubre que es él quien tiene que ir en el Zephyr en vez de Daisy, a quien obliga a quedarse en la Tierra. Esto no sólo se debe a que de pronto al muchacho le venga la inspiración divina, ya que en realidad se está muriendo de por sí y tiene toda la lógica del mundo que se sacrifique él en vez de otra persona, sino que su sacrificio le servirá a Daisy para dejar de estar preocupada únicamente de su ombligo y vuelva a hacer cosas útiles con su vida.

Si además de esto consiguen ya por fin acabar con Hive definitivamente, por lo menos matan dos pájaros de un solo tiro. Pero no nos vamos a engañar, lo importante es la muerte de Lincoln, en la que hacen un paralelismo con la escena final de la primera película de Capitán América en la que Steve Rogers habla por el interfono con Peggy Carter mientras lleva la nave de Cráneo Rojo al Polo para estrellarlo. Al igual que ocurre en la escena de Ascension, Capi se despide de Peggy hablando con ella hasta el mismísimo momento en el que se estrella, que sabemos que ocurre justo cuando se pierde la comunicación.

De esta manera, la lacrimógena despedida impactará a todos los supervivientes por igual, no tanto a Hive que mientras tanto se dedicará a dar el típico discurso de villano mientras ambos se despiden de un planeta Tierra que ambos ven desde el espacio. Un planeta que Hive deseaba mejorar y que al final sigue en su sitio, amparado en un caos que algunos, como SHIELD, van a tratar de convertir en orden. Lo mejor, sin duda, es el final de la escena, en el que vemos cómo Lincoln libera el crucifijo y lo deja flotar hasta terminar enseñándonos el mismo plano que ya viéramos en la visión de Daisy.

Tras la escena pegamos un salto de seis meses en el tiempo. SHIELD está buscando a Daisy, que se ha convertido en una superheroína condenada a permanecer en las sombras y ejercer como vigilante, muy en la línea de las series de Daredevil y Jessica Jones en Netflix. Ya no es Skye, ni siquiera Daisy, ahora es Quake, la inhuman que a todos nos suena. No obstante, aquí surgen dos líneas argumentales que van a desarrollar la trama que se nos abre para ella y el seguimiento que están haciendo Coulson y Mack: el primero es dar a la viuda e hija de Charles Hilton, el inhuman que tenía visiones, el pájaro de madera que cierra el arco argumental de las visiones.

El segundo tiene que ver con las referencias internas al propio show de la ABC. No sabemos si tratan de hacer una referencia al destino del padre de Quake, pero lo cierto es que la vestimenta de nuestra protagonista recuerda al de Mike Peterson (Deathlock) en el piloto de la serie. A diferencia de éste, no vemos una caída en la calle sino un control total sobre sus propios poderes que le permiten echar a volar y despistar a Coulson y Mack, muy a lo Matrix he de decir.

Como colofón final, en esa escena que siempre se puede ver después de la careta de SHIELD y escuchar a Coulson diciendo “We’ll return in a moment”, descubrimos al doctor Radcliffe abrir la trama para la próxima temporada, que promete ser ya emocionante, con la presentación de A.I.D.A. (Artifical Intelligence Data Analyser), que tras limpiar su nombre y ser ayudado por el propio Leo Fitz, sin llegar a saber si nos enfrentamos a un enemigo como Ultrón o un poderoso aliado.

Antes de terminar el análisis de este final de temporada, me gustaría apuntar varios detalles que nos ha dejado este último capítulo, esa clase de cosas que de pronto nos dejan caer y decimos ¡mira! qué buen detalle, y luego esa clase de preguntas que al final nos hacemos porque no han sido resueltas. Hablamos por ejemplo de la construcción a lo largo de toda la temporada del momento en el que Mack finalmente consigue su Hacha-Escopeta, siendo un arma bastante impactante aunque no la hayamos visto usarse por completo, así que espero que la veamos más en acción la próxima temporada.

También me pregunto qué será de Fitz-Simmons. Apenas les hemos visto juntos en estos dos capítulos, y lo único que sabíamos era que querían irse a Las Seychelles, pero suponemos que después de la muerte de Lincoln se les habrá cortado todo el rollo. Del mismo modo también me pregunto qué pasará con los inhumans que quedaron en la base del SSR, ya que ahí se quedaron muriéndose de calor.

Por otro lado, parece ser que por fin, y esta vez de verdad, nos hemos deshecho de Brett Dalton (porque como me lo vuelvan a meter ya sí que me voy de la vida). Por ahí he leído que quizás Radcliffe le ponga su cara a A.I.D.A., pero de verdad espero que no sea así porque no entiendo la necesidad de la ABC de seguir dándole trabajo a este hombre cuando su personaje principal, a pesar de estar muerto, sigue estando presente y así será mientras siga en la serie.

Y finalmente, ¿qué ocurrirá con los Secret Warriors? Ahora que Lincoln no está y que Daisy de momento no va a volver, nos queda por saber si Joey Gutiérrez va a regresar o si Yo-Yo se quedará como la única agente inhuman de SHIELD, que tiene pinta de quedarse sobre todo viendo la trama con Mack que ha nacido esta temporada.

Al final, buena temporada y, como el año pasado, con ganas de ver la siguiente, porque desconocemos su futuro y, al igual que Simmons nos preguntamos “¿Y ahora qué?”

Fin de transmisión

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s