Fear The Walking Dead 2×11: Pablo and Jessica

Volvemos una semana más con un nuevo episodio de FTWD. Pablo y Jessica. He de reconocer que no tenía ni idea de lo que me iba a encontrar. Pensaba que podría ser una pareja del campamento en el que está Nick que desaparece o algo así, y la verdad que me ha encantado el paralelismo entre estos dos personajes. Pasad y echad un vistazo. Atentos, ¡spoilers!

He tenido sentimientos encontrados con el inicio del episodio. Por un lado me apetecía ver cómo habían salido de la situación tanto Madie como Víctor. Y no podía gustarme más el método: se han abierto camino con sus propias manos hasta llegar a la despensa del bar. Hasta ahí todo correcto. Pero luego viene donde la matan: vuelven a usar el método, tan manido ya en esta serie, de untarse de sangre zombie cual tostada de mermelada. Solución fácil de nuevo, boooooring.

Tras el reencuentro con su hija, Madie especula con el paradero de Ofelia. Dudo mucho que la chica haya huido sin más y en el caso de haberlo hecho, seguramente vaya en busca de ayuda. Tampoco la echaríamos de menos si no vuelve a aparecer más, pero no caerá esa breva…

Harta de huir, la matriarca de los Clark decide ir a hablar con los nuevos dueños del hotel. Va en busca de una tregua, bastante necesaria a mi parecer. A priori no les ha costado mucho convencerlos, exceptuando a la madre de la novia, que no da su brazo a torcer.

Muy grande Madie tomando las riendas del grupo una vez más. En la primera mitad de temporada, había quedado un poco desdibujado su personaje, dejando paso a otros con mayor peso como pueden ser Nick o Strand. Pero ahora mismo ha vuelto a coger el liderazgo y le sienta que ni pintado. Esta Madison sí la compro.

Dicho y hecho, los de la boda se ponen a ayudar a los protagonistas en la limpieza del hotel. Mientras, Alicia recibe las disculpas de su madre por no haber estado por ella todo lo que debiera haber estado. Desde luego que Alicia no ha necesitado nunca a nadie para sobrevivir, es una chica dura con aspecto angelical. Esas son las peores, amigos.

Alicia tiene una muy buena idea para sacar a todos los caminantes del hotel de una tacada. La verdad es que ha salido demasiado bien y a la vez ha sido muy previsible. Ningún momento de tensión, ningún momento de peligro, ninguna muerte no deseada… booooring x2.

Para celebrar la aniquilación walker, ¿qué mejor que una cena todos en familia? Por favor, vaya banquete se están pegando. Vale que tengan comida de sobra para meses pero eso me ha parecido un derroche mayor que el vermú de Terelu Campos.

Pero aún queda un caminante. Se trata de la novia. Sí, Óscar no ha sido capaz de dejarla ir. Para él sigue siendo su mujer, aquella chica de la que se enamoró en la universidad y tanto le ha costado seducirla como para que ahora se la haya llevado una enfermedad con tanta rapidez. Jessica sigue encerrada en la suite nupcial y su marido no está dispuesto a abrir esa puerta.

Por suerte o por desgracia, Strand ha vivido la misma situación unas semanas antes y es el encargado de hacerle ver que esa chica de la que se enamoró ya no existe. La muerte se la ha llevado y solo queda un cuerpo que deambula sin conciencia ninguna. Maravillosa escena de Víctor, llena de sentimiento y valor.

Vamos con Nick. Tras su cagada con los trocadores, los habitantes de villa sacrificio no tienen más remedio que ofrecer Oxicodona a cambio de la entrada a “Casa Marco”. Nick, que otra cosa no, pero recursos tiene un huevo, se las ingenia para ganar tiempo y gramos de Oxi mezclándola con leche en polvo (chicos, esto es lo que os ofrecen en discotecas, decid no a la droga que no sea pura).

Parece que ha “colao” y por ahora, Nick ha conseguido ese valioso tiempo que tanto necesitan. Mientras, han encontrado sin vida al hermano de Luciana, Pablo.

Luciana me parece un gran personaje. Una chica de armas tomar, dura como ella sola. La vida la ha hecho así y las últimas circunstancias la han vuelto desconfiada y luchadora. Pero Nick ha entrado en su vida, justo cuando más necesitaba tener un compañero en el que confiar. Y a pesar de tenerle a prueba, no hay duda de que la ha superado con creces.

Pablo y Jessica, dos víctimas de la enfermedad sin ninguna conexión pero que han sufrido un mismo destino. Luciana y Óscar, dos seres que han de afrontar la pérdida de un allegado pero que no están preparados para ello. Nick y Víctor, dos supervivientes que ya han vivido en sus carnes la partida de un ser amado y deciden apoyar en estos momentos tan duros a los nuevos amigos encontrados en estas circunstancias tan desoladoras.

Dos historias alejadas en el espacio pero unidas en el tiempo. Dos historias paralelas que se unen en el contexto post apocalíptico de la supervivencia. Dos historias que, en definitiva, han de ser cerradas para poder avanzar.

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s