Supergirl 2×02: “The Last Children of Krypton”

¡Hola hola hola kryptonianos!

¿Qué tal estáis después del capítulo de esta semana? ¿Bien? ¿Sí? ¿No? Yo me he quedado en shock después de todo lo que ha pasado. Lo primero que hice después de ver el capítulo fue consultar los niveles de audiencias, que se han quedado en un loable 0,9 con algo más de dos millones y medio de espectadores, una cifra que no está nada mal aunque se ha quedado por debajo de los tres millones que consiguió con el estreno de la segunda temporada. Así que ya sabéis que toca, seguir presionando para que la gente vea la serie, ya que si comparamos estos datos de audiencia con los que tenía la serie en CBS nos podríamos pegar un tiro porque, de media, contaban con casi 8 millones de espectadores en cada capítulo, aunque es cierto que las audiencias de la CW son más bajas porque llega a menos gente y el estreno de la serie ha sido el mejor para el canal desde 2008 con la mitiquísima Gossip Girl. ¡Así que no desfallezcáis, que la serie tiene buenas perspectivas! Si queréis saber lo que ha pasado en el capítulo de esta semana ya sabéis lo que toca (pulsar en el leer más)

AVISO DE SPOILERS

Estoy muy triste chicos. Sí. Podemos llorar todos juntos porque tal y como os comentaba la semana pasada, nuestros peores pronósticos se han hecho realidad y Cat Grant confirma que va a dejar de aparecer en la serie, al menos por el momento, dejándonos como repuesto al cargo de CatCo a un nada satisfactorio James Olsen. De verdad que no me gusta nada este personaje ya lo sabéis (con lo que me encantaba el Jimmy Olsen de Smallville), pero este es como el recurso para todo sin llegar a encajar nunca en ningún sitio, es decir, QUE SOBRA. Pensaba que en este capítulo íbamos a tratar de verle en el papel de John Diggle The Guardian, pero no, y de hecho no sale hasta el final cuando le dice a Kara que va a ser el director en ausencia de Cat (y he de reconocer que ni siquiera me di cuenta de que no había salido en todo el capítulo hasta ese momento). Sáquenlo de la serie ya por favor.

Resultado de imagen de please gif

Pero vayamos a lo realmente importante, y sí, sigo hablando de Cat Grant. Me parece absolutamente maravillosa la relación que ha adquirido con Kara a nivel personal. En la escena en la que Kara va como una niña pequeña a pedirle que le diga al sucedáneo de Perry White que se han sacado de la manga como nuevo jefe de nuestra protagonista que le permita trabajar, Cat nos suelta la bomba de que se va, amparándose en que quiere descansar, que no quiere estar más estresada, bla bla bla (sinceramente dejé de escuchar porque mi cabeza sólo podía pensar en cómo va a ser la serie sin ella).

Dan muchísima pena los dos abrazos que se dan para despedirse, y más aún cuando al final del capítulo Kara tiene el detalle de aparecerse como Supergirl en la terraza para que Cat también se pueda despedir de ella. Aquí os juro que me hubiera encantado que Cat hubiera dicho que sabía que es Kara; hubiera sido el final perfecto de la escena. Sin embargo, hay que mirar el lado positivo, y quién sabe si precisamente el no haberlo hecho así implica que volvamos a ver a la única Cat Grant.

Ahora vayamos con Kara y el resto del equipo. Sinceramente creo que a nuestra Chica de Acero le faltan un par de primaveras, al menos en lo que a habilidades sociales se refiere. Ha sido llegar su primo (o el buenorro de su primo) y se le ha olvidado que es adulta, que tiene responsabilidades y que tiene una hermana. A ver, cierto es que Superman es Superman, pero no te puedes olvidar de la gente sólo porque te guste ir volando por ahí con tu primo salvando a todo el mundo.

En este capítulo hemos visto a Kara descuidar la relación con Alex, que como una santa ha aguantado el fenómeno Clark Kent como cualquier persona adulta lo haría, pero el colmo ha llegado cuando, tras saber Kara que Clark tiene que volver a Metrópolis, no se le ocurre otra cosa que decirle que lo mejor sería que ella también se trasladara allí, porque claro, si ella se va de National City la ciudad ya no estaría en peligro, y en Metrópolis ella podría ayudar a su primo a mantener a raya todas las amenazas del mundo. Sí… aham… muy lógico todo… Normal que Alex explote y la mande a la mierda después de todo lo que ha tenido que hacer por ella, incluyendo dejar su carrera de medicina para poder entrar en el DEO (¿nadie más pensó aquí en la pequeña Lexie Grey?)

Resultado de imagen de lexie grey

Por si fuera poco, Kara también se está olvidando de cómo tiene que trabajar como Supergirl siendo un activo del DEO, puesto que con su primo, de nuevo, se le olvidan las cosas y descuida absolutamente todos los protocolos. Normal que se gane una bronca de Hank, y a este paso no se la ganó con Winn y James porque el primero sigue siendo un pagafantas reducido a Cisco Ramón y el segundo apenas ha salido en pantalla (de nuevo gracias a Dios)

Luego está su descuido en el trabajo (¿de verdad esta chica sabe hacer algo bien?). Empieza su nueva vida de reportera, y Cat le presenta a su nuevo jefe, el famoso sucedáneo de Perry White (o de J.J. Jameson todavía no lo tengo muy claro), del que ni siquiera creo que me vaya a aprender el nombre (de hecho ni recuerdo que lo hayan dicho). Kara está muy emocionada por su nuevo trabajo, pero sucePerry se dedica a hacerle la vida imposible porque no está dispuesto a aceptar imposiciones a dedo desde arriba (normal también os digo, que los enchufes nunca son bien recibidos y lo de Kara, que ha elegido dónde quería trabajar, es una acción de dedo divino de libro) Por suerte, nuestra chica termina entendiendo que puede haber llegado allí pero ahora tiene que ganarse el puesto, y para ello tiene que demostrarlo y trabajar muy duro.

Como Supergirl, esta semana deberá enfrentarse junto con su primo a Metallo, aka John Corben el baddie of the week de la semana pasada, que ha sido creado en Cadmus con el único objetivo de matar a los kryptonianos. Para ello no sólo se le ha implantando un esqueleto metálico, sino que se le ha instalado un corazón de Kryptonita que dispara rayos mortíferos tanto para Kara como para Clark.

Ésto crispará muchísimo al Hombre de Acero, que ya tuvo sus más y sus menos con Hank porque se suponía que el DEO tenía toda la kryptonita existente bajo su control. Tanto Alex como Hank deberán revelar que cuatro meses atrás alguien desde dentro de la organización robó kryptonita y no han podido averiguar quién era. Os podréis imaginar que Clark se enfada y claro, Hank también.

Más adelante, además de descubrir que el proyecto Cadmus está detrás de Metallo, a Alex se le ocurrirá la genial idea de seguir la propia radiación del meteorito para averiguar quién se lo llevó y así seguirle hasta Cadmus. Al hacerlo, Alex terminará teniendo un encuentro con la doctora de Cadmus que está siendo interpretada por Brenda Strong, que hurgará en la yaga de Alex diciéndole que efectivamente tienen a su padre y que sigue vivo.

Al final, Metallo y su gemelo asiático (porque terminarán creando otro como él con un discrepante de Cadmus) se dedican a aterrorizar Metrópolis y National City, y como los súpers solos no pueden con ellos, piden ayuda a J’onn Jonzz y a una Alex con un exoesqueleto metálico que la ayuda a ser más fuerte, además de un dispositivo creado por Winn para absorber la radiación de la kryptonita. De esta manera, consiguen acabar con ellos.

Al final del episodio nos despedimos de Clark Kent, que vuelve a su rutina en Metrópolis con Lois y las llamadas de Perry White, no sabemos si para siempre o si le volveremos a ver (que yo espero que sí, aunque sea en un futuro spin-off). Mientras tanto, Kara se queda finalmente en National City consciente de que tiene que cuidar a su hermana Alex y al kryptoniano inconsciente que acogieran en el capítulo anterior, y que precisamente despierta aquí.

Os presentamos a Mon-El (aunque ya lo harán también en el próximo capítulo), un personaje sacado de los cómics de Superman que cuenta la historia de otro chico extraterrestre que es encontrado por Clark y tomado por kryptoniano, al igual que ha ocurrido aquí pero con Kara. Pensando que es como él, Superman lo bautiza como Mon-El, poniéndole el apellido de su propia casa y el nombre de Mon porque lo encontró un lunes (viva la originalidad muchacho)

¿Cómo creéis que va a resultar este nuevo personaje? ¿Qué os ha parecido la salida de Superman y Cat de la trama en el mismo capítulo? ¿Odiáis a James Olsen tanto como yo? ¡Por favor no dudéis en comentárnoslo!

Una semana más, National City y Metrópolis están a salvo gracias a Supergirl y Superman

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s