The Vampire Diaries 8×02: Today will be different

El tren hacia el final de The Vampire Diaries arrancó la semana pasada y en esta segunda parada aprovecha para presentarnos mejor al villano de la temporada. ¿A dónde nos llevará este nuevo misterio? Sin duda aun quedan muchos giros por presenciar…

En el primer capítulo de esta última temporada nos mostraron la nueva dinámica de Damon y Enzo inducida por la misteriosa sirena que se ha introducido en sus cabezas. Sin embargo también descubrimos que por suerte, en alguna parte de Enzo, quedaban restos de cordura y humanidad, de manera que al más puro estilo de Pulgarcito, fue dejando pistas para que Stefan, Caroline y Bonnie supieran qué estaba pasando.

Al final de ese capítulo vimos por fin la forma humana de esta sirena, y ha sido en este capítulo cuando la hemos podido ver en acción. Con una escena preparada con todo la idea, hemos visto a Sybil (sí, porque se llama así) nadar a sus anchas y cantar cual sirena para atraer a su próxima víctima ofrecida por Damon.

Mientras Damon ha apagado el famoso interruptor de la humanidad, aprovecha los momentos de sueño para escaparse a su mundo feliz donde revive una y otra vez momentos con la desaparecida Elena (¿van a seguir tirando de metraje antiguo mucho tiempo?) Enzo sin embargo, no tiene esa via de escape y tiene que estar protegiéndose siempre del poder de Sybil para que no descubra que aun hay humanidad en él. Claro que, la sirenita ya se ha dado cuenta de que algo trama, y llega incluso a sacarle un nombre que no es nada más y nada menos que Sarah Nelson, aka, la última Salvatore además de Stefan y Damon.

Pero Enzo es listo y como Sybil los manda a matar a las Sarah Nelson de un estado en concreto, deja a la Salvatore la última, dando tiempo a los chicos de descubrir que hay una pauta y así Stefan descubra que su “sobrina-nieta-prima-vete a saber”, es la próxima.

Así que por un lado Stefan y las las chicas, y por el otro Enzo y la propia Sarah, tratan de salvar a esta última. Y todo es bonito hasta que Bonnie decide llevar a cabo su propio plan y secuestrar a Enzo. Al mismo tiempo, Damon despierta de la verbena y se lanza a por Sarah. Y aunque está a nada de cargársela, Stefan le explica que es familia y juega la carta Elena. La dichosa carta Elena. Que la existencia de Damon siga girando en torno a Elena lo está convirtiendo en un personaje un tanto repetitivo.

En cuanto Damon da su brazo a torcer y deja ir a Sarah, es Sybil la que entra en acción haciéndose con el control de la escena. Apuñala a la chica, paraliza a Stefan y no tarda en preguntar a Damon quien es Elena. Porque sí, acaba de escuchar la conversación. Y si no había conseguido entrar a la cabeza de Damon para encontrar su rincón feliz, ya no le hace falta. Y para colmo lo que hace es sustituir a Elena en esos recuerdos, por ella misma. ¡Que perra!

En la huida de Bonnie con Enzo el plan deja de funcionar cuando descubre que Enzo está conectado a Sybil psicológicamente y no pueden estar separados a más de X distancia. Así que cuando a Enzo no le queda de otra que volver a Sybil, esta con ayuda de Damon consigue entrar en la cabeza del vampiro y ver una imagen más que clara de Bonnie.

De vuelta a la mansión Salvatore nos encontramos con uno de los gran GRAN momentos de la temporada aunque llevemos solo 2 capítulos. Te guste más o te guste menos, que Stefan pida matrimonio a Caroline y esta diga sí, ES UN NOTICIÓN. La mayoría lo ven precipitado, rápido, pero claro el espectador no termina de ser consciente de que para ellos han pasado 7 años o más en lo que para nosotros ha pasado… ¿uno? Además la pareja nunca ha tenido muchísimos fans, pero al menos a mi no me disgusta nada. Si es verdad que no termino de ver claro si realmente esto va a acabar funcionando o no, pero por ahora lo apruebo. Me sigue resultando irónico que en el primer capítulo de la serie Stefan le tuviera que decir a Caroline que no tendrían nada, y que a estas alturas le esté pidiendo matrimonio.

En otro orden de cosas, sin olvidarnos, hemos tenido a Rick y Georgie en la Armería, donde han hecho descubrimientos inquietantes. Primero se han encargado de contarnos la historia de Georgie, que jura haber estado en el mismo infierno tras haber matado accidentalmente (o no tan accidentalmente) a su amiga en un accidente coche provocado por ella. De esto lo que me preocupa es que explica que iba borracha y usando el móvil pero no  me queda claro si pagó por ello con la justicia.

El caso es que Georgie encuentra una especie de artefacto, con el que comparte la marca del tatuaje y el cual cree que está hecho en el infierno, ya que consta de que existe desde el 2200 A.C. ¡Y eso es mucho tiempo! Como no, el artefacto provenía de Mystic Falls (como todo lo supernatural en esta serie, y mira que es un pueblo pequeño). Ahora queda saber para qué sirve, qué tiene que ver con Sybil porque alguna relación tendrá y si va a acabar apareciendo el demonio en persona, o sin embargo serán nuestros protagonistas los que acaben en el infierno.

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s