Supergirl 2×04: “Survivors”

¡Hola kryptonianos!

Viendo el capítulo de esta semana ayer me preguntaba si el hype que nos había dejado el anterior se iba a poder repetir, y si bien ha habido momentos estelares en el capítulo con nuestras nuevas otps, tengo que reconocer que el ritmo ha sido algo lento para mi gusto, o quizás sin tanta chicha como el anterior. Una pena dicho sea de paso porque han introducido a uno de los personajes más misteriosos de la línea argumental de DC, Roulette, de la que por cierto tengo un buen recuerdo de cuando la sacaron en Smallville. En esta ocasión la hemos podido volver a tener con su vestido rojo y su inmenso tatuaje de serpiente, así que si quieres saber lo que ha pasado, ¡entra a leer!

Otra semana más el capítulo girará en torno a la inserción de los aliens en la sociedad, vista desde diferentes puntos. Por un lado tenemos a Mon-El, del cual se nos explica en este capítulo que era un guardia personal del mismísimo príncipe de Daxam, el cual se sacrificó para que Mon-El pudiera salvarse, algo que no tiene mucho sentido para mí, pero supongo que de alguna manera había que explicar cómo escapó de la devastación de su planeta. A pesar de saber que todo está perdido, nuestro nuevo chico (al que por cierto, raro me parece que no le hayan puesto ya un nombre humano) no pierde la esperanza de encontrar a algún daxamita más. Mientras tanto, permanece custodiado en las instalaciones del DEO testando sus habilidades para poder controlarlas antes de salir al mundo para no cargarse el codo de alguien como terminará haciendo cuando consiga convencer a Winn de que le saque de allí una noche. Seamos sinceros, ¿si ni siquiera sabe hablar cómo va a controlarse por ahí?

Dicho sea de paso, hablemos un momento de Winn, porque el pobre muchacho se está convirtiendo en un personaje tan sumamente secundario que se ha reducido su profundidad emocional para acabar siendo el personaje que hace la gracia de turno y luego aparece por detrás en los planos para hacer de relleno. Una pena porque desde que le reveló a Kara lo que sentía por ella y ésta le rechazara, el desarrollo de su personaje ha ido en picado hacia una muerte segura. Desde entonces no hemos vuelto a saber cómo está respecto a su padre, cómo ha superado, si es que lo ha hecho, el enamoramiento con Kara, o por qué ni siquiera sabemos cómo se fue de CatCo y empezó a trabajar en el DEO más allá de que Hank le llamara, porque desde que está ahí parece haber adquirido conocimientos mucho más avanzados de los que pudiera tener antes en materia de alienígenas.

Además de las ganas de Mon-El por integrarse, podemos ver también cómo evoluciona la relación con Kara, porque canta a la legua, lo saben en tu casa, la mía, y en el DEO también lo sospechan, que estos dos van a terminar liándose. Es gracioso porque sacan a relucir mucho el concepto de Romeo y Julieta, mostrándonos a la vez el carácter de ambos, que choca en ocasiones por la rivalidad entre kryptonianos y daxamitas, pero luego sirve como acercamiento. Un ejemplo de ello es la conversación del final del capítulo en la que Kara, después de darle largas durante todo el episodio, finalmente acepta encargarse de él para que pueda integrarse en la sociedad, diciendo que es una manera de cumplir con la misión por la que fue enviada a la Tierra. Puede que ya no pueda enseñar a su primo, porque está más crecidito que ella, pero al menos podrá hacerlo con Mon-El (una manera un tanto creepy de distanciarte de él identificándolo con la figura de tu primo). Habrá que seguir observando la situación para ver cómo evoluciona, pero que entre estos dos va a haber algo, eso está clarinete.

La trama de Roulette, de hecho, se consigue resolver con ayuda del propio Mon-El, que ayuda a Kara a descubrir el punto débil de un alien que trabaja para la mujer asiática y que participa en las peleas de extraterrestres que organizan para entretenimiento de los humanos muy al estilo de La Purga. Algunos, como M’gann, acuden por voluntad propia, pero otros son obligados a ir y a luchar hasta la muerte, así que ni el DEO ni Kara pueden permitir que eso continúe, a pesar de que está claro que Roulette tiene amigos en las más altas esferas que le salvarán el culo en cualquier momento en el que se encuentre en apuros.

Dicho sea de paso hablemos de Hank, que intenta durante este episodio seguir acercándose a M’gann (Megan para los amigos, que a ésta sí que le han puesto nombre). Sin embargo, y aquí me vais a permitir que me ponga un poco Félix Rodríguez de la Fuente, estar tanto tiempo entre humanos le ha hecho olvidar la técnica de cortejo marciana, y lo que en un principio parece ser un acercamiento tímido para tratar de conocer a la única otra persona de tu especie que sigue en el universo, un proceso que entre ellos se realiza mediante el establecimiento del vínculo, que les permite compartir todos los pensamientos y sentimientos el uno con el otro, al final se traduce en un torpe intento con el que consigue menos que si hubiera dicho “moza, ¿te apetezco?, tengo tierras”.

Desde un principio me pareció extraño que Megan no quisiera acercarse tanto a Hank, y aunque al principio se nos dio a entender que era porque tenía miedo a contarle que participaba en las peleas de Roulette, lo cierto es que una vez se echa abajo todo el tinglado, ella continúa manteniendo las distancias, aunque en esta ocasión se la ve más cercana gracias a que Hank le ha demostrado que puede contar con él para lo que sea. Es una situación extraña de quiero pero no debo que se nos confirma justo al final del capítulo cuando se nos rebela que Megan es en realidad una marciana blanca, y no una verde como Hank. Si recordáis, en la temporada pasada Supergirl se tuvo que enfrentar a un marciano blanco que quería atacar National City, momento en el que se nos contó cómo éstos acabaron con la raza de Hank, incluyendo a su familia.

En esa ocasión se nos presentó a esta raza alienígena como impulsiva, poco inteligente, malvada y agresiva, una forma de ser que dista mucho con el comportamiento de Megan, que parece ser una persona normal y corriente, salvando los kilómetros de distancia entre ambos planetas. Bien es cierto que ella le cuenta a Hank que estuvo en un campo de concentración en Marte y que una marciana blanca le ayudó a escapar, así que podemos entender que ella era esa marciana blanca con corazoncito.

Todo el negocio que Roulette se ha montado en un periquete con un par de hangares industriales y un poco de cartón piedra será investigado por nuestra pareja favorita, Alex y Sawyers. Sabéis perfectamente lo mucho que me gusta esta dúo (no me atrevo todavía a llamarlas pareja porque en realidad no ha pasado nada todavía, y de alguna manera tengo que controlar los feels que me producen el hypeo), y este capítulo nos ha dejado nuevos momentos para enmarcar en la futura presentación de powerpoint que se emitirá el día en que estas dos oficialicen su relación (porque la van a tener, no concibo que esto no se materialice)

De todos los momentos que hemos podido ver en el capítulo yo me quedo con tres, que ilustran perfectamente como Alex se empieza a dar cuenta de que la relación que tiene con Sawyers no es una relación de amistad o simple colaboración. El primer indicador lo tenemos en el DEO, cuando Alex la lleva para curarla, de nuevo, y vemos que Kara se da cuenta de que hay un rollito raro entre las dos que no sólo no entiende sino que la sorprende mucho.

Luego, tenemos la invitación al evento de Roulette por parte de Sawyers, que le dice que para no destacar tiene que ir arreglada, un comentario hecho por teléfono al que Alex reacciona ruborizándose, y que luego se nos confirmará cuando ambas se encuentren porque Alex no puede evitar sonreír ante ella al ver que las dos han acudido al evento absolutamente despanpanantes.

Por último, vemos un intento de acercamiento al final del capítulo cuando se ven obligadas a liberar a Roulette porque Alex intenta invitarla a tomar algo y Sawyers declina la invitación porque ya ha quedado con otra chica, aunque no nos queda muy claro si es su novia. El ver la cara de Alex al comprobar que la puerta que pensaba abierta en realidad está cerrada nos echa a todos un jarro de agua fría, sobre todo a ella que parece sentirse muy confusa con respecto a la relación porque no sabe lo que siente al no haberse sentido atraída nunca por una mujer, y en el fondo su subconsciente la traiciona de vez en cuando haciéndola reaccionar involuntariamente. Querida Alex te diré que todos esos momentos son una llamada de socorro de tu alma, que te dice “hey this is me speaking! I’m your feelings! Please listen to me”. Otro tema a analizar sería la actitud de Sawyers, pues no sabemos si siente también algo por ella y si la chica que aparece es de verdad una pareja o simplemente un intento de poner a Alex celosa.

Digamos que toda esta relación se puede definir con la siguiente frase: “I didn’t wanna fall in love, not at all, but at some point you smiled, and holy shit, I blew it”. Para finalizar me gustaría echarle otro capote más a Lena Luthor, que sólo ha aparecido en una escena en este episodio pero ha llenado la pantalla ella solita poniendo realmente incómoda a Kara:

¿Qué os ha parecido el capítulo? ¿Cómo creéis que se va a desarrollar la trama de M’gann? ¿Será Hank capaz de aceptar que es una marciana blanca? Y lo más importante, ¿aprenderá algún día Kara a redactar artículos sin el control de cambios de Snapper? ¿Qué pensaís de Sawyers y Alex? ¡Contadnos vuestras impresiones aquí o en nuestras redes sociales!

Otra semana más, hemos sobrevivido a un nuevo capítulo sin que a James se le vean los pelos que no tiene en la cabeza, y National City está a salvo gracias a Supergirl.

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s