The Walking Dead 7×03: The Cell / 7×04 Service / 7×05 Go getters

Ya, lo sé, me he tomado con calma estos últimos posts. Pero no os preocupéis que por fin estoy de vuelta para traeros los más recientes acontecimientos que han ocurrido en estas 3 últimas entregas de TWD. Obviamente, en esta review hay más spoilers que mosquitos en una charca. Adelante.

7×03 The cell

The Walking Dead vuelve a ofrecernos esta semana uno de esos episodios llenos de incertidumbre, agonía y lentitud, mucha lentitud, que tanto separa a los espectadores de esta serie. Son capítulos complejos, donde la tensión supera a la acción y donde se busca ahondar en los sentimientos de sus protagonistas. O los amas o los detestas, a estas alturas, es lo que hay Samu.

En este caso, nos centramos en Daryl y Dwight. Podemos decir que son las dos caras de una misma moneda. Ambos con personalidades muy marcadas pero muy separadas la una de la otra. Bien es cierto que las circunstancias son diferentes y las decisiones tomadas en cada momento clave de sus vidas son bajo la sombra de esas circunstancias.

Por un lado tenemos a Dwight. Le conocimos allá en el 6×06 y por aquel entonces había escapado de Sanctuary, la base de Los Salvadores, junto a su mujer (Sherry) y su hermana (Tina). Pero tras la muerte de Tina, la pareja decidió volver bajo la protección de Negan, no sin antes pagar un precio por ello.

No solo le roba la piba sino que además le marca la cara de por vida. Menudo jefe el Negan éste. Y menos mal que Dwight pertenece al grupo de los guays… ¡Ni me quiero imaginar cuál podría haber sido su destino si llega a ser un tarántulo más del montón!

Bueno pues Dwight en este caso juega el papel de malo malísimo. Tiene que conseguir anular la personalidad de Daryl por completo. Y para ello no dudará en desnudarle, encerrarle en un sótano oscuro, darle comida para perro… y ponerle una y otra vez en bucle esa canción tan maravillosa titulada Easy Street. Qué bonico es Dwight.

Queda claro que está sometido a Negan. Los flashbacks nos sirvieron para conocerle un poco mejor y tener la sensación de que “no es tan malo” como nos lo pintan ahora. La verdad es que el tío opta a los premios “cobarde del año”.  Ha dejado escapar al amor de su vida, ha sido quemado vivo y ha vendido su alma al diablo por un poco de poder. El rarito que se ha llevado collejas de más, de toda la vida, vaya.

En la otra cara de la moneda tenemos a Daryl. El que ha sido siempre un pilar importante dentro del grupo de Rick está en horas bajas. Aún en shock tras la muerte de Glenn, Daryl se ha hecho pequeño en las manos de Negan. Físicamente está derrotado. Psicológicamente, está a puntito.

Sherry ha adquirido un tanto de protagonismo. La ex de Dwight y actual mujer de su jefe, parece sentir algún tipo de conexión con el de la ballesta. Cosa que no se le escapa a burnface y estoy completamente seguro que llegará a oídos de Negan.

A pesar de los consejos de Sherry, Daryl aún se mantiene firme ante el dueño de Lucille y no deja que penetre en su cabeza.

                        

7×04 Service

Capítulo controvertido a mi parecer y desde luego que algo tramposo. Nos han ofrecido 15 min. más de episodio y claro, eso no debía ser por casualidad. Todos esperábamos que esos minutos fueran por algún motivo de peso y, desde mi punto de vista, no han aportado nada a la trama principal.

Que sí, que el poder que desprende Negan por los cuatro costados es digno de ver y seguramente, muchos habréis disfrutado con el episodio, pero creo que me ha faltado una vuelta de tuerca más.

Volvemos a Alxandria tras la caída a los infiernos del grupo de Rick. Todos están devastados y aún recuperándose de la pérdida de sus dos aliados. Pero Negan no tiene tiempo que perder y ni corto ni perezoso, toca la puerta de la comunidad cual lobo de cuento.

Qué grande es Jeffrey Dean Morgan. El papelón que se marca con Negan es digno de admirar. La interpretación es sublime y hace que todos estemos llenos de tensión con tan solo notar su presencia. Desde luego que es todo un acierto de casting.

La presión que ejerce sobre todo el grupo es brutal, especialmente sobre Rick. Lo tiene completamente destrozado. Incluso deja a Lucille a su cuidado sabiendo que no se atreverá a golpearle. Y en efecto, no lo hace. Rick está muerto de miedo.

Ni tan solo puede dirigirse a Daryl, que ya es un saviour más (o eso quiere dar a entender Negan a Rick). Está claro que solo es una excusa más para ejercer su poder ante un Rick totalmente hundido. Estoy palote.

El saqueo ha comenzado. El objetivo es llevarse todas las armas que consiguieron en el ataque a la base de Los Salvadores en la temporada pasada. Y no solo eso, sino que además se llevan sus camas y otras posesiones de valor. Los habitantes de Alexandria están jodidos.

Pero no salen todas las armas que deberían, y Negan lo tiene claro: o las devuelven todas u Olivia, la encargada del almacén, morirá.

Rick, ejerciendo su posición de líder de Alexandria, exige a todo el mundo que no intente hacer ninguna jugarreta y les obliga a complacer a Los Salvadores. Empiezan a surgir discrepancias en el grupo y el liderazgo de Rick en estos momentos queda en entredicho (cosa que no me extraña). Seguramente retomaremos este tema en futuros episodios.

Y aquí vienen cuando la matan. Judith no es hija de Rick. Él está seguro de ello pero decidió hacerse cargo de ella pasara lo que pasara. Y así piensa actuar con los demás. No está dispuesto a perder a nadie más por el camino. Hará lo que tenga que hacer para encargarse de ello.

Resulta que el ladrón era Spencer, el hijo de Deanna. Spencer está adquiriendo protagonismo gracias a su tándem con Rosita. Ambos están pasando de nobodies a organizar el ejército revolucionario antiNegan. Ejército al que poco a poco se unirán otros personajes, estoy seguro de ello.

Ya era hora de que Rosita hiciera algo de provecho. La latina no ha hecho más que menear el trasero al son de los demás. Al parecer por fin está tomando las riendas de su vida y está tomando decisiones por su cuenta. Brava ella. Esperemos que no le pase factura (a mí me da que morderá el polvo más pronto que tarde…).

Uno de ellos parece ser Eugene, el cual no es para nada útil en el campo de batalla, pero sí puede ayudar de forma pasiva. A través de la creación de munición, Eugene formará parte de esta lucha por recuperar el control de sus vidas.

También Michonne está practicando con el rifle para prepararse ante la batalla que está por llegar. Aunque por el bien de todos, mejor que siga con sus katanas, que se le dan bastante mejor que el rifle.

Michonne precisamente es la encargada de mostrarnos los que todos podíamos intuir: los saqueos de Negan no son más que una muestra de poder. No lo hace por necesidad, sino porque puede.

7×05 Go getters

Por fin volvemos a ver a Maggie… y a SashhhhhhzZzZzZzZzZzZa. Tantos dolores en el vientre han resultado ser debido a un pequeño desprendimiento de la placenta. Un par de días de reposo y lista para matar caminantes. Nada grave.

Allí, en Hilltop, vive junto a Sasha su pequeño retiro espiritual para superar juntas las muertes de sus respectivas parejas. Sollozos, lágrimas, abrazos, promesas de amistad eterna… Esas cosas que tanto me aburren cuando las hacen mal. Y por si fuera poco, vemos sus grandes dotes intelectuales. Las nuevas mejores amis no pueden vivir sin sus queridos…  ¡y qué mejor para ello que enterrarlos en su jardín y ver sus tumbas cada vez que corren las cortinas!

Por ahora, todo parecía estar en calma, pero no todo iba a ser de color de rosa, no, esto es TWD y siempre surgen imprevistos. En este caso, el imprevisto resulta ser nada más y nada menos que Gregory, el líder de la colonia. Visto que no han podido con Los Salvadores, Gregory desdice el acuerdo formado con Maggie y decide no ayudar a su grupo. Es más, coge el tío mierdas y pretende echar tanto a la propia Maggie como a Sasha del lugar. Menudo sinvergüenza.

Pero durante todo el episodio ya podemos intuir que a Gregory no le queda mucho por contar. Parece bastante explícito que el líder de Hilltop padece alzhéimer (aunque, ¿quién puede reprocharle no acordarse de la nobody de Sasha?) y, más tarde o más temprano, nos despediremos del líder más cobarde de la historia de la serie. Qué ganas de enviarlo a tomar viento, ¿a que sí?

Ha llegado el momento del pase de poder, pero Jesus no tiene ninguna intención de hacerse con las riendas. Él es un tío de acción y le gusta estar entrando y saliendo sin ataduras.

¿Os he dicho ya lo que me EN-CAN-TA su personaje? Ya lo comenté en su momento, pero el soplo de aire fresco que nos da Jesus es algo que la serie necesita cada temporada. Y no siempre lo encontramos, así que espero que lo sepan mantener durante mucho tiempo. De ilusiones también se vive, ¡oigan!

Así, con Gregory en las últimas y Jesus “living la vida loca”, ¿quién mejor que Maggie para reemplazarlo? En efecto, Mrs. Rhee es la candidata perfecta para tomar el control de Hilltop. Fuerte, valiente y con dotes de liderazgo, Maggie va a ser la nueva alcaldesa si todo va bien, y bien me alegro yo. La pobre ha sufrido tanto en esta serie. Es, sin duda, la que más gente ha perdido por el camino. ¡Ya está bien señores guionistas! #LeaveMaggieAlone

Vamos a seguir con el episodio que me he ido un poco del tema. Simon, El Salvador del bigote, ejerce su presión y dominio sobre Gregory para mostrar quién manda aquí. Desde luego que el líder de la colonia está a los pies del falso Negan y no duda en entregar a las muchachas, escondidas en el armario, con tal de salvar su culo trasero. Menos mal que Jesus ha sido un chico listo y las ha llevado a buen recaudo. Podría haber dejado a la pesada de Sasha y ya hubiese sido perfecto. Pero ya era mucho pedir, me parece.

En otro orden de cosas, Rick, Aaron y demás empiezan a vivir su día a día a las órdenes de Negan. Necesitan víveres que ofrecer al señor del bate, pero parece que ni su hijo ni su bomboncito están dispuestos a ayudarle. Por un lado, Carl está que trina. Tiene una rabia interior que le impide ayudar a su padre en esa tarea. Luego veremos en que acaba esto. Por otro lado, Michonne parece que tiene sus propias ideas para acabar con Negan. No sabemos en qué anda metida (¿se habrá unido a Rosita y Spencer?) pero estoy deseando averiguarlo.

Finalmente, volvemos con Carl (y Enid). Viven su particular tonteo teen que tanto gusta en EEUU y tan poco nos gusta a la mayoría de los consumidores. No lo digo yo, es un hecho constatado por el estudio realizado por nooigo survey services.

Dan bastante perecita estas historias y no aportan nada valioso a la trama. Pero supongo que tendrán su público, faltaría más… En definitiva, que Carl está on fire: pone cara de malote, se morrea con la chica y se mete en el camión de Los Salvadores. ¡Y a por Negan que va!

Pero no estará solo. Jesus, que ya hemos dicho que es un tío de acción, hace lo propio, y así formamos el tándem más extraño que he visto en mi vida. Veremos si funciona o no.

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s