Shameless 7×09: Vueltas y revueltas

The end is near!! Nos queda cada vez menos para que la séptima temporada de Shameless acabe y las cosas están patas arriba, al más puro estilo Gallagher. Y no solo eso, todavía quedan grandes cosas por verse en estos últimos capítulos.

¡¡Éramos pocos y volvió Monica!! Volvió para, como siempre, revolver aun más las cosas y hacer una cosa bien por 30 que hace mal.

YO POR MI NIÑA…

Como era de esperar, nos hemos encontrado con Debbie haciendo acampada en el jardín de la “abuela” de su hija. Y diría que me sorprende que no hubiera llamado a la policía, pero sí es verdad que su situación no era la mejor.

Como era de esperar, Mónica, que ha ido saltando de uno a otro literalmente, tenía que meter mano en el asunto. Y quien dice mano dice bate, porque liándose a porrazos como se ha liado, como para no darle la niña. Que por cierto, Monica no tenía ni la menor idea de la existencia de Franny, un recordatorio más de que pasa más tiempo fuera que dentro, y no es de fiar.

Pero oye, independientemente de la actuación de Monica, las cosas acaban saliendo sorprendentemente bien para Debbie, ya que los servicios sociales le da la custodia de su hija aunque tenga que permitir las visitas de su abuela y tía. Y es raro, y más después de huracán Monica. Todos esperábamos que la cosa se torciera ahí, pero oye, parece que más o menos le van saliendo las cosas. Y más ahora que supuestamente va a trabajar en la lavandería de Fiona.

FRANK, RODRIGUEZ A DOMICILIO

Frank es de los que se agarran a un clavo ardiendo. Siempre lo hemos visto, especialmente en sus relaciones (aunque ninguna superará a la que tuvo con Sheila, eso es así y punto). Así que después de crear una nueva familia, le ha tocado el turno a Etta. O más bien a la demencia de Etta, que es de quien se ha estado aprovechando Frank para hacerse pasar por su marido fallecido.

Pero a Frank las jugadas se le quedan a medias la mayoría de las veces, por eso mismo Etta tiene ciertos momentos lúcidos donde es consciente de que su marido está muerto y no es Frank como la quiere hacer creer. Y todo esto mientras Monica no para de atosigarlo para que le de una nueva oportunidad.

Haven¡t you ruined my life enough already? Frank, bribón, si en el fondo no te puedes negar. Frank Gallagher tiene un punto débil que no es ni el alcohol, ni las drogas, ni las estafas. Es Monica Gallagher. Y ese punto débil tiene lo que parece un último as en la manga: Monica tiene algo, porque no parece dejarlo muy claro, en el cerebro, que la está matando. Y no puedes evitar pensar que es una treta más de ella para dar un nuevo latigazo en la familia antes de desaparecer de nuevo. Que no deje claro qué le ocurre aumenta las sospechas o simplemente significa que ya lo aclararán más adelante. ¿Qué tiene de real lo que cuenta Monica? Y lo peor, ¿qué repercusiones va a tener en el final de temporada?

ALCOHOL PARA LAS HERIDAS

Después del cataclismo que estábamos esperando (que no deseando) para provocar la recaía de Lip en el alcohol, ahora nos queda ver hasta donde puede caer antes de llegar a un tope. Había tenido demasiado cerca y aceptada la idea de volver a la Universidad. Todo parecía tan claro que era fácil sospechar como espectador que al final no saldría bien.

Ahora, hasta el profesor Youens se siente culpable por haberlo empujado a pedir esa segunda oportunidad, por eso mismo le busca unas nuevas prácticas, eso sí, esta vez pagadas. Pero Lip ya ha entrado en la espiral que es la botella (o el termo, en su caso) y de aquí va a ser complicado sacarlo. Por eso mismo la entrevista se la pasa por el mismísimo arco del triunfo. Y eso no es todo, tampoco duda en liarse a puñetazos con el ex de Sierra, en mitad de la calle. Cosa que provoca que Sierra se canse de este comportamiento, aun sin saber a qué se debe.

Y Lip, que recordemos que no es tonto, trata de arreglar las cosas, al menos con Sierra, y decide hacer de manitas en su nueva pocilga casa. Pero Sierra, que tampoco es tonta, lo cala rápido y huele el pestazo a alcohol que desprende, además lo que Lip le “ofrece” no es suficiente para ella. Lip se escuda en que Sierra es buena para él, que le puede hacer bien en su vida. Pero ella no quiere tener que ser un punto de apoyo o una tabla de salvación, ella quiere una relación real donde por supuesto existe el apoyo del uno en el otro, pero lo importante es el amor. Y Lip ahora mismo no está para cumplir estas expectativas del todo.

DAR CERA, PULIR CERA

Ahora parece que las cosas en la lavandería se relajan y Fiona puede respirar levemente. Sin demasiados jaleos además de los de su familia, (mención especial a Monica “felicitándola” por el buen trabajo que ha hecho criando a los niños, oh lady y tanto!) la cabecilla de los Gallagher tiene que lidiar ahora con tener un nuevo comercio en funcionamiento. Y en una época donde las nuevas tecnologías están de moda, y está aún más de moda el puntuar, opinar y juzgar sobre todo, Fiona lo va a sufrir en sus carnes.

Bueno, tampoco sufrir, sufrir, pero sí que va a saber lo que es que haya personas que compartan una mala opinión de tu establecimiento, en un lugar donde pueden leerlo miles: internet. A nadie le gusta que lo critiquen, pero Fiona tal vez se lo ha tomado un poco a la tremenda (o lo han hecho para darle algo de trama en este capitulo) viendo la reacción que ha tenido con la chica en cuestión. Tal vez culpa de esa reacción sea que momentos antes de que apareciera la chica, Fiona estaba a punto de discutir con Debs, ya que después de ofrecerle trabajo en la lavandería, Debbie parecía tener demasiado en cuenta a Monica ahora que ha vuelto.

DE UROBOROS NADA, LA PESCADILLA QUE SE MUERDE LA COLA

Estos tres nos van a matar. Cuando no es uno es otro. En el fondo entendemos la situación de Kev pero sí es cierto que queremos que todo vuelva a ser como antes, que vuelvan a ser los tres. Y como el especial de ese trío es nuestro Kevin, no tiene una mejor ocurrencia que ir a un consejero matrimonial. Y nos da el momento más amable y divertido del capítulo, porque por suerte eso son estos tres, la parte más divertida, ¡que no nos la quiten!

Después de la sesión con la consejera parece que todo vuelve a la normalidad entre estos tres, pero una vez más, Svetlana nos deja locos con otra de las suyas. Ahora ha decidido cambiar el dueño del bar (antes Kevin ahora ella) para poder conseguir precios más bajos. Y todo esto por supuesto sin consultarlo con los otros dos. Si así son como se hacen las cosas en Rusia, miedo me da. Estas cosas lo que acabarán provocando es que, si ya ha dudado Kevin de la parte de la relación con Svetlana, también lo va a acabar haciendo V. Y sería entonces el fin de estos tres.

¡¡SORPRESA!!

Las cosas entre Ian y Trevor parece ir bien. Todo lo bien que puede ir una relación al comienzo, cuando todavía se están conociendo y entre los dos juntan tanto bagaje. Y parece mentira, que cuando Ian se empeña en que Trevor le enseñe el carnet de identidad, sea Monica la que razone y diga “si no quiere enseñártelo no tiene por que”. Pero vamos a ver Ian, alma de pollo, sufres bipolaridad pero eres listo para sumar dos más dos. Tu chico es transexual, por algún motivo no quiere enseñar su identificación, ¿por qué crees que puede ser?

En un momento montan una escena de lo más peculiar donde el enfado va pasando de uno a otro e intentan marcharse mientras Monica trata de impedirlo. Primero Trevor se enfada con Ian, Ian se enfada con Trevor, Ian se enfada con Monica… Y todo para acabar haciendo las paces después de que Trevor acabara comprobando que, efectivamente, Monica está pirada. Además entre estos dos está surgiendo algo real, probablemente mucho más real que la anterior relación de Ian donde todo parecía demasiado perfecto. Por eso mismo Trevor acaba enseñándole el famoso carnet a Ian para acabar entre risas.

Y ahora que parece que Ian está entrando en una relación real y nada perfecta como la de Jacob, vuelve a sonar un nombre que promete sacudir el mundo de Ian. Micky ha escapado de la cárcel y la policía no ha dudado en preguntar a Ian si sabe algo, ya que en los últimos meses lo ha visitado numerosas veces. ¡Eh! Eso es importante, recordemos que hasta ahora solo teníamos constancia de que lo visitara en el 601 cuando fue con Svetlana. ¿Veremos por fin de nuevo a Mickey la semana que viene? Tiene toda la pinta y estamos ansiosos. Aunque tiene pinta de que el encuentro de estos dos va a tener un claro tono de despedida ya que si Mickey se ha escapado de prisión, ahora se convertirá en un fugitivo. Esto va a doler.

By the way… Fuck Monica!

Anuncios

Danos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s